PUERTO REAL

El nuevo aulario del IES Antonio Muro ya está en funcionamiento

  • Los alumnos de segundo curso de Bachillerato ya pueden recibir clases presenciales

  • Aún queda pendiente servicios esenciales como la conexión a internet en el edificio

Un grupo de alumnos del IES Antonio Muro el primer día de clases. Un grupo de alumnos del  IES Antonio Muro el primer día de clases.

Un grupo de alumnos del IES Antonio Muro el primer día de clases. / DCA (Puerto Real)

Tres semanas después de que se iniciase el curso académico en el IES Antonio Muro de Puerto Real, los alumnos de segundo curso de Bachillerato han podido acudir al centro. Lo hacen una vez que la Consejería de Educación, a través de la Agencia Pública Andaluza de Educación, ha entregado a la dirección del centro la obra finalizada del nuevo aulario, que debía estar listo para el inicio del curso, pero la obra se retrasó tal y como ya había denunciado a finales de agosto la Asociación de Madres y Padres ‘Los Lápices’. Ahora han podido ponerlo en funcionamiento pese a que quedan pendientes algunos retoques como el cambio de algunas ventanas.

El retraso en la construcción, que la delegación de Educación en Cádiz achacó al confinamiento, obligó a que el centro tuviese que volver a organizar unos espacios ya de por sí reorganizados a causa de la crisis sanitaria, para albergar a los alumnos de primero de Secundaria que eran los que iban a ocupar las aulas que ya sí están en funcionamiento.

El aulario ya está en uso, aunque aún quedan pendientes servicios esenciales para la docencia como la conexión a Internet. Desde este miércoles el centro puede disfrutar del nuevo edifico que dispone de siete nuevas aulas, un aula polivalente y varios departamentos. En ella ya reciben clase los cinco grupos de primero de Secundaria y uno de segundo de Bachillerato, mientras que la restante se usa como aula de desdoble.

Además de que se finalizase la obra, la reclamación de la dirección del centro, de la AMPA del Instituto e incluso de la propia Alcaldesa, Elena Amaya, era que se dotase de material a todas las aulas de nueva creación, ya que la previsión era hacerlo solo teniendo en cuenta el crecimiento que este año iba a experimentar el Antonio Muro. Ahora, dice la dirección que “todas las aulas están prácticamente dotadas”, aunque para ello ha sido necesario tener que reciclar material de otros espacios y un trabajo titánico (y mucho ingenio) del equipo directivo para organizar espacios.

Ahora todos los alumnos tienen espacio en el que recibir las clases, siguiendo el nuevo sistema que se implantó al inicio del curso para evitar al máximo la propagación de la Covid-19, en el caso de que se detectase un contagio. Grupos burbuja muy reducidos: ese es el objetivo. Así, los alumnos están alternando las clases presenciales con un “seguimiento educativo”. Los estudiantes de cuarto de Secundaria y primer y segundo curso de Bachillerato, acuden al centro en semanas alternas: una presencial y la otra en casa realizando trabajos y estudiando con un seguimiento por parte del profesorado. Así se ha planteado para todo el año académico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios