Provincia

3.640 versos de teatro, humor y magia

  • La puertorrealeña Águeda Gutiérrez publica una obra teatral siguiendo el canon clásico 'El huevo de Rolando' es una divertida historia de humor y enredo contada en octosílabos

Comentarios 2

Es teatro clásico para el siglo XXI. Una comedia en verso de amor, humor, enredo y magia. Una obra sin actores que fue ideada para unos actores sin obra. El huevo de Rolando es la primera publicación de la puertorrealeña Águeda Gutiérrez, licenciada en Filología Románica y actual directora de Secretariado para el Doctorado de la Universidad de Cádiz.

No es nada habitual encontrarse en las librerías con la publicación de una obra de teatro y menos aún con una escrita conforme a los cánones clásicos, en tres actos que contienen cuatro cuadros y catorce escenas. Si buscamos obras de estas características escritas por una mujer hace que esto sea una rara avis.

Pero si ahondamos en este trabajo sus rarezas son meramente anecdóticas comparadas con la peculiaridad de los personajes que se dan cita en ella. Un poeta por encargo objetivo sentimental del primogénito de la condesa viuda de Mata, la enigmática dama Endrina o el enamorado, a la par que hechizado, Rolando. Todos ellos pululan por algún lugar de finales de la Edad Media. Sin embargo, su trama llena de humor, de situaciones cotidianas e incluso de "nuevas formas de la comunicación" bien podrían encajar en plena época actual.

El huevo de Rolando surgió casi por necesidad, según explica Águeda Gutiérrez. "Participaba como actriz y directora de la compañía amateur "Cacaruca Teatro", formada por personal de la Universidad de Cádiz. Éramos once en el grupo y teníamos dificultades para encontrar un texto que se adaptase a todos nosotros así que decidí intentarlo".

Las pretensiones de Águeda Gutiérrez eran mucho más sencillas de lo que ha resultado ser su primera obra. "Casi sin darme cuenta empecé a escribir en versos octosílabos. Dicen los expertos que el castellano tiene una cierta querencia por el octosílabo y yo, desde luego, lo he experimentado. Los versos me nacían uno detrás de otro". De este modo, lo que se pensaba que iba a ser una obra cortita para hacer con pocos recursos terminó siendo El huevo de Rolando, una obra de 3.640 versos.

El proyecto teatral del personal de administración y servicios de la UCA desapareció y la obra se guardó en un cajón hasta que ahora ha visto la luz en formato libro. "Me encantaría ver a los personajes sobre un escenario y que la obra llegue a representarse algún día", confiesa.

La autora es consciente de los reparos que pueden existir a la hora de leer teatro. Sin embargo se ha mostrado muy satisfecha con las primeras reacciones que ha podido conocer. "Es cierto que el teatro se hace para el escenario pero estoy sorprendida con la cantidad de gente, sobre todo muy joven, que se ha atrevido con el libro y ha disfrutado mucho porque El huevo de Rolando es perfectamente legible y muy divertido".

El libro esta ya disponible en las librerías de Puerto real y Cádiz y en la web www.elhuevoderonado.com, donde también esta en formato digital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios