Provincia

El verdadero verano llegó un 2 de agosto

  • La Campiña está en alerta naranja por las altas temperaturas y la Bahía y el Estrecho mantienen hasta hoy la amarilla por el levante

San José del Valle registró ayer la tercera temperatura mínima más alta del país: 28,8 nada menos. Hoy, los termómetros, en cuanto a las altas, superarán los 40 grados en Algodonales y Arcos y los 39 en Zahara, El Bosque, Espera, Torre Alháquime o Villamartín. El verdadero verano, o la calor, ha llegado este año a la provincia un 2 de agosto, este pasado miércoles, y además acompañado del Levante, un viento que no había aparecido aún esta temporada y que eleva la sensación de bochorno incluso en las localidades con playa.

De hecho, en El Puerto propios y extraños están sufriendo estos días los efectos de las altas temperaturas, que llegarán hoy a los 37 grados. Desde el pasado miércoles, en las horas en las que el calor aprieta, las calles de la ciudad son un desierto por el que solo transita aquel que no tiene más remedio. Muchos turistas evitan acudir a las playas en las horas centrales del día, en las que el Levante se emplea con más fuerza, y prefieren refrescarse en las piscinas de los hoteles. Las terrazas aparecen más vacías que en cualquier otro día con temperaturas más benévolas, aunque hay establecimientos que logran reconducir la situación gracias a los toldos y los aires acondicionados. No son pocas las personas que aprovechan las fuentes ornamentales para remojarse y paliar así, en parte, los efectos de las altas temperaturas, como las ubicadas en la plaza de Las Galeras o junto a la Resaca. Ya a última hora de la tarde es cuando la mayoría de los portuenses y visitantes se atreven a salir a la calle, disfrutando de la gastronomía de la ciudad al aire libre y con un viento que a pesar de seguir siendo cálido, da algo de tregua.

El Levante y intenso calor se nota en Chiclana (35 grados hoy), sobre todo en las zonas del diseminado y el casco urbano. Pero tampoco se salva la playa donde las rachas de viento incomodaban ayer a los bañistas. En concreto, la actividad en el centro se fue disipando poco después del mediodía debido a las altas temperaturas, si bien los bares aprovecharon la oportunidad para atender a una clientela que quería resguardarse del bochorno. Además, los turistas, ya sean nacionales o extranjeros que disfrutan de sus vacaciones en la ciudad, sufrieron en sus carnes el sofoco y el molesto viento de Levante e incluso algunos de ellos se cubrían con paraguas para amortiguar los rayos solares.

El binomio calor y fuerte viento hizo estragos también en Cádiz capital, con hasta 33 grados, y San Fernando, donde los isleños estrenaron agosto con un termómetro que no bajo de los 30 grados. La imagen de la calle Real completamente vacía hasta la caída de la tarde fue una de las imágenes más características que deparó una jornada en la que solo unos cuantos se atrevieron a acudir a la playa, donde evidentemente ondeó la bandera roja. Muchos optaron por refugiarse en Bahía Sur.

Las previsiones de la AEMET mantienen hasta hoy la alerta naranja por altas temperaturas en la Campiña y la alerta amarilla por viento en la Bahía de Cádiz y el Estrecho. Si bien, es probable que a partir del sábado haya un descenso pero "lento" de las temperaturas. Al menos los avisos de la Agencia Estatal de Meteorología desaparecen, aunque los termómetros seguirán por encima de los 35 en muchos municipios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios