Provincia

La ribera del río Guadalete recupera otra vez la normalidad

  • La zona rural de Jerez sale del estado de alerta amarilla tras bajar la cota del cauce de los cuatro metros cinco días después

La normalidad retornó ayer a la ribera del río Guadalete a su paso por Jerez después de que la cota del cauce siguiera descendiendo y se instalara, cinco días después, por debajo de los cuatro metros que marca la alerta amarilla. En concreto, en las últimas 48 horas la cota del río ha pasado de estar a 5,54 metros de altura (es decir a 46 centímetros de su 'punto de ruptura' y desborde) a establecerse en los 3,36 metros y con tendencia a seguir descendiendo.

Esta situación provocó que la carretera que conecta el puente de Cartuja con la barriada rural de La Ina quedara nuevamente abierta después de que el departamento de conservación de carretera de la Diputación la revisara. Este hecho ayudó igualmente a que el transporte escolar volviera a realizarse por la ruta habitual y que los vecinos no tuvieran que dar rodeos de hasta 25 kilómetros para llegar a la ciudad, destacó ayer el alcalde delegado de la barriada, Carlos Vidal.

"La situación está tremendamente tranquila", manifestó a este periódico, si bien incidió en que "la peor parte de la crecida se la han llevado los cultivos, que han estado varios días bajo agua, así como los caminos rurales, que han quedado deteriorados".

En la barriada rural de Las Pachecas el agua se erigió en una seria amenaza y estuvo a punto de alcanzar a dos viviendas de la barriada rural. Su alcalde delegado, Alberto Garrido, confirmó ayer a este medio "la gran bajada que ha experimentado el río", así como que ninguna vivienda de la barriada se ha visto afectada. "Donde sí ha habido problemas ha sido en los terrenos que rodean al Mesón El Cartujano, en la zona de 'Zarandilla', donde el agua ha entrado con fuerza en muchas parcelitas", dijo.

De otro lado, destacó que se nuevo se puede acceder a la barriada por las rutas habituales. "El susto ya ha pasado -destacó- y lo que que queda es que se baldeen las calles", donde se acumula el barro en muchas de ellas.

Por su parte, Asaja se refirió a las últimas inundaciones del Guadalete que han afectado a los cultivos y pidió una actualización del protocolo del embalse de Bornos que, según esta organzación agraria, se ha quedado obsoleto. "No cumple la función reguladora de prevención de avenidas", afirma Asaja, que pide que ese protocolo "se adapte a las nuevas necesidades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios