Provincia

Las reformas laborales sitúan a la provincia a la cabeza de la temporalidad

  • Un estudio de la CEOE analiza el impacto de las normativas en un mercado laboral transformado

Una joven con una pancarta en la manifestación de Cádiz del 1 de mayo. Una joven con una pancarta en la manifestación de Cádiz del 1 de mayo.

Una joven con una pancarta en la manifestación de Cádiz del 1 de mayo. / julio gonzález

Un reciente informe publicado por la CEOE sobre la valoración de las últimas reformas laborales revela el peso perdido por las negociaciones colectivas en la protección laboral y reconoce que "ha crecido el peso relativo de los contratos a tiempo parcial sobre el total de la contratación, habiéndose doblado su presencia en los últimos veinte años, posiblemente como la vía de salida al desempleo, aunque con un porcentaje elevado de involuntariedad". Son las dos principales conclusiones del trabajo de la confederación empresarial y que, precisamente, forman parte de las principales reivindicaciones que sacaron a la calle los sindicatos el pasado Primero de Mayo.

El paro sigue siendo el principal problema del país, pero a él se le une que el empleo que hay es de muy mala calidad. El último informe de la OCDE sobre pobreza laboral mostraba que el 14,8% de los trabajadores españoles son pobres, cuando la media de la OCDE es un 8%. Los únicos países que nos superan son China, India, Costa Rica, Brasil, Turquía y México. En Alemania sólo lo son un 4%.

En 2017 en España se hizo un contrato indefinido por cada diez temporales. En el año 2000 era uno indefinido por cada seis temporales. Además de esos contratos temporales, uno de cada cuatro son por menos de siete días, según el observatorio estadístico de la UE Eurostat. Son seis puntos más que en 20%. Para colmo, de todos esos contratos cortísimos un altísimo porcentaje, un 35%, lo son a tiempo parcial.

Con un 21% de la masa laboral temporal frente al 11% de la UE, España se encuentra a la cabeza de lo que las centrales sindicales llaman precariedad y en los niveles de Polonia. El 43% de esos trabajadores temporales lo son por obras y servicios, mientras que el 48% son sencillamente eventuales. Esta situación se agrava si nos situamos en Andalucía, que por la fuerza del turismo y la relevancia del sector servicios, se dispara la contratación temporal en sus picos estacionales. En Hostelería la tasa de temporalidad en Andalucía es del 50%, cuando en el resto de España es del 39%. En el total de sectores, es el 31% de los trabajadores andaluces los que tienen un contrato temporal, según los datos aportados por las federaciones empresariales. En cambio, si los datos que se manejan son los de la EPA, la tasa de temporalidad llegaría hasta el 35%.

Por franjas de edad, la contratación temporal en la región alcanza hasta el 84% en los menores de 25 años, y está en el 47% en la siguiente franja generacional, que llega hasta los 35 años, que es cuando una persona debe diseñar su proyecto de vida. Hay que llegar a los mayores de 55 años, con un 17%, para que Andalucía se sitúe por debajo de la media global nacional.

Para CCOO de Cádiz, las consecuencias de la "nefasta" reforma laboral "no son precisamente la creación de empleo de calidad, sino la destrucción de contratos indefinidos, mientras los temporales aumentan. Esta tendencia ha conseguido que el 97% de los contratos sean ya temporales, según los datos acumulados de la estadística". Su preocupación es tal que incluso, con humor, CCOO ha editado un nuevo diccionario, la Precaripedia, que incluyen las nuevas voces que hemos aprendido con el mercado laboral, desde minijob a uberización. Son un nuevo marco de relaciones laborales donde el trabajador está especialmente desprotegido,

Sánchez Rojas, de la CEC, se rebela de algún modo contra el sambenito de empresarios que contratan en precario. "Buena parte de esa contratación viene del sector público. Se piensa siempre en los empresarios, pero ¿cómo es la contratación en Sanidad o en los ayuntamientos? Tenemos un marco regulativo para la contratación que parece pensar en la Seat más que en las micropymes, que son la mayoría en nuestra provincia. En esas pequeñas empresas es difícil que vayamos a notar crecimiento. Para un mercado laboral de mejor calidad necesitamos más empresas de una dimensión mediana".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios