Provincia

"Yo ya no quería nada con ella, se lo dije a su amiga la noche anterior"

  • El fiscal pide 13 años para un acusado de violar a una joven

  • Ella declara que no recuerda la agresión

Vista aérea del casco urbano de la ciudad de San Fernando, donde sucedieron los hechos. Vista aérea del casco urbano de la ciudad de San  Fernando, donde sucedieron los hechos.

Vista aérea del casco urbano de la ciudad de San Fernando, donde sucedieron los hechos. / d.c.

Comentarios 6

Madrugada del 5 de julio de 2014. Dos amigas conocen a dos amigos en un bar en Jerez. Toman algo, ríen, se divierten, van a otro pub y deciden acabar la noche en el piso de una de ellas. A la mañana siguiente, la otra chica quiere volver a su casa, en San Fernando. Los chavales la acercan en coche. Hasta aquí, los cuatro jóvenes sostienen, grosso modo, la misma versión de los hechos. Ahora bien, qué ocurrió dentro del turismo ha desembocado en dos relatos absolutamente opuestos de lo sucedido: la supuesta víctima dice que uno de ellos intentó violarla en los asientos traseros durante el trayecto; ellos, que se subieron los tres al vehículo, ellos delante y ella detrás, y que la llevaron hasta La Isla siguiendo sus indicaciones.

Ayer, más de cuatro años después de esa noche, los cuatro implicados en este asunto acudieron a juicio. Los dos varones, en calidad de acusados. Las dos chicas, como testigos. La Fiscalía pidió para uno de los procesados 13 años de prisión por el delito de agresión sexual; y para el otro, 7 años como cooperador necesario.

La denunciante, que declaró por videoconferencia, explicó al tribunal de la Sección Primera de la Audiencia de Cádiz que esa mañana ella quería irse en tren a San Fernando, si bien los encausados insistieron en llevarla en coche. En el camino, dijo, uno se sentó atrás con ella e intentó besarla, tocarla y desnudarla mientras que el otro la amenazaba para que no opusiera resistencia. Preguntada por fiscal sobre si el principal acusado la agredió sexualmente, ella respondió que no lo recordaba.

La joven testificó que cuando entraron en La Isla, aprovechó que el conductor redujo la velocidad en las proximidades de un semáforo para saltar del vehículo en marcha y así zafarse. Tras impactar contra el asfalto, pidió ayuda a varios vecinos de la zona, a los que refirió que habían intentando violarla. Entonces, aseveró, estos lanzaron piedras al turismo, que se alejó a toda velocidad a riesgo de atropellarles.

Por su parte, los procesados señalaron al tribunal que la mañana del 5 de julio de 2014, después de pasar toda la noche juntos, la querellante les pidió que la acercaran a su domicilio en coche. "Estaba muy nerviosa, decía que tenía problemas con su familia y un hijo y que quería llegar cuanto antes", manifestaron.

El principal encausado afirmó que, pese a que en un principio no tenía intención de montarla en su coche, finalmente accedió. "Yo ya no quería nada con ella, se lo dije a su amiga la noche anterior, no me gustó nada verla consumir cocaína", indicó.

El procesado negó en rotundo que agrediera sexualmente a la chica en el recorrido que une Jerez con San Fernando. "Es sencillamente imposible. Yo iba conduciendo todo el tiempo", un extremo éste que también sostuvo el segundo acusado.

El fiscal preguntó a los encausados la razón por la que la chica decidió saltar del turismo en marcha, a lo que estos contestaron que fue un acto sorpresivo y que no se lo esperaban. Explicaron también que no acudieron a auxiliarla tras la caída porque, de repente, un grupo numeroso de personas empezó a increparlos, por lo que salieron huyendo del lugar.

La otra chica que también estuvo presente la madrugada de los hechos testificó que su amiga y el principal acusado estuvieron besándose toda la noche, que a la mañana siguiente fue ella la que solicitó a los chicos que la llevaran a casa en coche y que estaba muy nerviosa por regresar.

Otros dos testigos, vecinos de San Fernando, afirmaron que la mañana del 5 de julio de 2014 vieron a una joven saltar de un turismo ocupado por dos varones, uno situado en el asiento del conductor y el otro, en el del copiloto. Ambos apuntaron que la chica estaba muy alterada y que decía que habían intentado violarla.

Una vez que finalizó la prueba testifical, el fiscal elevó a definitivas sus conclusiones y mantuvo su petición de 13 y 7 años de prisión. Del otro lado, el abogado de la defensa solicitó la absolución de sus representados ante las "incongruencias" que habían quedado, a su parecer, patentes durante la vista oral. "Hemos visto dos películas diferentes en un mismo juicio", espetó al representante del Ministerio Público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios