Provincia

Un producto sencillo, barato y fácil

  • Fernando Miralles gestiona 'bindo!', una empresa que vende desde El Puerto un revolucionario sistema de encuadernación de bajo coste, sencillez de montaje y gran calidad en el trabajo finalizado

Comentarios 5

Encontrar una necesidad. Convertirla en negocio a través de una nueva patente. Lograr el interés del mercado y, finalmente, vender ese producto asociado a una marca. Fernando Miralles de Imperial ha cumplido con este reto múltiple para crear, desde una idea, una empresa que se basa en un revolucionario sistema de encuadernación, sencillo, de bajo coste, y gran calidad.

Con más de 25 años de trayectoria empresarial en el mundo editorial, Fernando detectó una necesidad no cubierta y se lanzó a su desarrollo. Su producto se llama bindo!, "un nuevo sistema de encuadernación que, por su sencillez de montaje y calidad de trabajo, es estándar a nivel mundial", explica en sus instalaciones de El Puerto.

bindo! es el único sistema de encuadernación que no necesita máquinas, simplemente unos folios taladrados con el sistema más común. Puede utilizar tapas duras o blandas, que además pueden imprimirse desde una simple unidad a cientos de ellas, lo que permite personalizar tiradas con un coste mínimo, algo que hasta ahora era imposible.

Fernando Miralles ha dado entrada a una serie de socios creando una sociedad, bindo! Lo encuaderné, SL, y lleva más de medio año acudiendo a ferias. "En enero acudimos a Frankfurt a la feria de papelería más importante del mundo y fuimos seleccionados entre los cinco primeros productos novedosos, y además como el único que no pertenece a una multinacional", explica nuestro emprendedor. "También se ha valorado mucho su carácter ecológico, ya que no hay que fabricar máquinas para su uso", explica.

Para poner en marcha este proyecto, su promotor ha necesitado más recursos que una pyme media, especialmente por los costes de patente del sistema, "que no son baratos de conseguir ni mantener". Por otro lado, han tenido que construir moldes industriales de inyección de plástico y desarrollar un plástico especial para una de las piezas. A pesar del poco tiempo transcurrido, bindo! ya tiene clientes en Finlandia, Suiza, Alemania y Holanda. En España están vendiendo a través de distribuidores, entre ellas la multinacional francesa Lyreco.

Las dificultades a vencer no han sido pocas: resolver los problemas técnicos derivados del desarrollo de los plásticos, adaptarse a la industria gráfica para producir tapas a escala industrial y, finalmente, conseguir un producto que se pueda montar por un niño pero que tenga una alta calidad de acabado.

Una de sus amenazas es estar expuestos a copias, a pesar de haber registrado patentes en medio mundo. En el otro lado, su fortaleza es el entusiasmo de socios y trabajadores.

Fernando Miralles apuesta claramente por las nuevas herramientas de comunicación 2.0. Su vídeo de bindo! ya supera las 30.000 visitas. Ahora trabajan en un software libre para que cualquier usuario pueda diseñar una publicación y encuadernarla en tiempo y ahorros records. "Nuestra mayor fortaleza es el producto porque creemos que es muy difícil conseguir un producto mejor que la idea original que uno tiene y que, debido a una serie de circunstancias y al trabajo que se le ha dedicado, se ha conseguido", recalca Fernando.

En su opinión, las administraciones públicas "deberían limitarse a crear las condiciones adecuadas para que los emprendedores y empresarios puedan trabajar sin frenos administrativos y abandonar gran parte del poder político que les da el control de la subvención, la ayuda, etc", sostiene. "Creo que las organizaciones empresariales y los propios empresarios también deberíamos hacer un esfuerzo por jugar un papel en el siglo XXI sin recetas del siglo XIX".

Respecto a la crisis, Fernando cree que "es difícil dar una receta sin que parezca algo pretenciosa. Pero personalmente creo que hay que innovar y exportar, y trabajar mucho de una manera planificada", apostilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios