Provincia

Dos años más de prisión para el autor material del crimen de la Punta por causas anteriores

  • El juez de Menores le ha puesto esta pena por delitos cometidos cuando aún no tenía 18 años

"La falta de recursos aplaza demasiado la intervención del Juzgado de Menores", lamenta sin ambages su responsable en Cádiz, Enrique Ramírez Manchón, que, como ejemplo de ello, pone un caso que aún está en el recuerdo de muchos gaditanos: el crimen de la Punta, el apuñalamiento mortal del joven portuense Francisco Gamboa.

J.C.M.L., el autor material de la puñalada que segó la vida del joven estudiante de El Puerto, fue condenado a 14 años de prisión por homicidio.

Pues bien, este joven, que cuando ocurrió el crimen de la Punta era ya mayor de edad, tenía causas pendientes de cuando aún era menor. Causas por las que ha sido después juzgado, y por las que el juez de Menores de Cádiz le ha impuesto dos años más.

"Hoy está cumpliendo mi condena porque las de Menores son preferentes", desvela Ramírez Manchón. El mismo juez que dejó el trabajo prácticamente mascado a los jueces de la Audiencia que juzgaron a este joven, y a otros dos más, toda vez que él ya había juzgado para entonces a los dos menores que también participaron en el crimen. Los dos menores a los que condenó por lesiones.

Éste ha sido el primer ejemplo que se le ha venido a la mente al magistrado a la hora de lamentar los retrasos que se registran, pero no es el único ni muchísimo menos. Así, recuerda las épocas más duras que ha vivido en su Juzgado (ahora bastante más aliviado desde que hace dos años inició su andadura el de Jerez, viéndose entonces exonerado el de Cádiz de los asuntos de toda aquella comarca). En 2005 sin ir más lejos, "cuando estabas celebrando juicios y la mayoría de los menores venían de la cárcel porque ya habían alcanzado la mayoría de edad y habían cometido otros delitos".

A finales de 2005, él era el juez de España que tenía a más menores cumpliendo medidas de internamiento, esto es, recluidos en centros: un total de 120. "La ratio normal son 65 o 70, que son los que tengo ahora". Pero entonces, con todo el territorio que se veían obligados a abarcar, la cifra prácticamente llegó a duplicarse.

Colegas de otras partes de España, como Cuenca o Salamanca, le preguntaban: "Pero, ¿qué es lo qué pasa en Cádiz?". Ramírez Manchón lo tenía y lo sigue teniendo claro: al margen del gran volumen de asuntos que tenían entonces, estaba y está la endémica falta de recursos y la "idiosincracia" de Cádiz, "una provincia a la que llega el 25% de la droga que entra en toda España".

"Fíjate cómo llegó a ser la cosa que, yo ponía una medida a un menor, y el educador no iba a verlo, porque no daba abasto, hasta un año después para dar comienzo a esa medida, con lo que el chaval seguía en la calle delinquiendo". Para evitar esto, ya que no había recursos para el internamiento en medio abierto, tenía que mandarlos a un centro. "Pero ese no es el sentido de la Ley, sino el de dar preferencia a las medidas educativas y sociales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios