El caso de la "casa de los horrores" de Chiclana "No te preocupes, Titi, iremos a Cuba"

  • Markus y Estrella, que llevan un año en prisión, se han llegado a comunicar y ella está dispuesta a asumir en solitario algunos de los delitos económicos

La pareja detenida a principios del pasado año por maltratar a los ancianos que decían cuidar y por haberles robado sus ahorros, además de la sospecha que pesa sobre ellos por la muerte de la súbdita alemana María Babes, de 101 años, lleva ya más de un año en prisión preventiva. Ahora están esperando una resolución de la Audiencia sobre su puesta en libertad, pese a que la acusación considera que existe un elevado riesgo de fuga.

Durante este tiempo Estrella y Markus han logrado mantenerse en contacto, puntualmente, de distintas maneras. En todo momento Estrella, en estas comunicaciones, le pide a Markus prudencia porque sabe que sus conversaciones pudieran intervenirse de un modo u otro, pero le deja claro que ellos por lo que están en prisión es por falsificación y por quitar dinero de las cuentas. Le informa que ella será la que asuma la falsificación de los papeles de María, que había sido suplantada ante el notario por Elisabeth, otra de las ancianas de las que se declaraban cuidadores.

En ningún momento hablan del delito más grave que podría pesar sobre ellos, que es la muerte de María horas después de que ellos la sacaran de la residencia Novo Sancti Petri. En la residencia trataron de evitar por todos los medios que Estrella y Markus se llevaran a María y hasta última hora esperaron la orden de alejamiento que la Guardia Civil había pedido al juez días antes de su muerte y que nunca llegó.

De lo que sí hay constancia en las prisiones (ella está en Puerto III y él está en Puerto II) es de una de las misivas que se intercambia la pareja. Markus escribe en alemán a Estrella y le dice “no te preocupes por mí, Titi, el viaje a Cuba lo haremos con todo...” Hace referencia al viaje que tenían planeado para el 12 de enero de 2018, es decir, veinte días después de la muerte de María, y que consistía en un vuelo a La Habana y una estancia de cinco días en un hotel de lujo de la isla.

También informa Markus a Estrella que el Hyundai que le regalaron a una de las hijas de ella había sido requisado, pero que él le había dicho que pronto le comprarían otro. El coche fue retirado tras comprobarse que había sido adquirido con una transferencia de 28.000 euros realizada desde la cuenta de María Babes.

Markus y Estrella confían en algunas de las declaraciones que se han llevado a cabo durante la instrucción y en las que ancianos a los que ellos habían cuidado anteriormente han hablado a su favor. Sobre la muerte de María Babes su hija ya ha explicado a este medio que no hubo nada extraño y que se produjo de muerte natural. Sin embargo, los indicios hacen pensar a la Guardia Civil lo contrario, pero parece difícil aportar evidencias cuando no existe una autopsia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios