Provincia

1.200 personas recrean la Navidad en la Sierra

  • Arcos espera superar este año la asistencia de 20.000 personas de la pasada edición · La primera cita es mañana en Espera, que prevé duplicar su población

Comentarios 3

Al teclear 'Belén Viviente de Arcos' el buscador Google escupe de un tirón 6.740 entradas. Una cifra que aventura a simple vista la repercusión popular de este evento, que se celebrará un año más el próximo sábado, día 20, en la localidad.

Y no es para menos. Esta fiesta navideña se ha convertido en esta época en el mejor reclamo turístico y comercial para la localidad de Arcos. Las cifras cantan: el pasado año 20.000 personas visitaron este evento.

Lo mismo ocurre en la cercana población de Espera, donde la celebración de su Belén Viviente, en las faldas del Castillo de Fatetar, ha logrado colapsar el pueblo. Los 4.000 habitantes espereños se vieron la última edición desbordados por parecido número de visitantes, que se acercaron hasta allí para no perderse este atractivo navideño. La nueva cita es mañana. Y apunta a que se llene hasta la bandera. Las autoridades municipales lo tienen todo listo para las esperadas avalanchas. Incluso, han habilitado un aparcamiento provisional a las afueras del pueblo para los vehículos.

Son sólo dos ejemplos. La Sierra de Cádiz se prepara para acoger más de media docena de belenes esta Navidad, que atraerán a miles de curiosos y que dejarán un buen pellizco a los negocios de los pueblos. La primera cita será mañana con la puesta en escena de las recreaciones en Ubrique, Villamartín y Espera. Le seguirán después El Gastor, Arcos, Jédula y Coto de Bornos.

Por tanto, los negocios locales se frotan las manos pero miran de soslayo al cielo para que la climatología se comporte y no les agüe la fiesta. En Arcos, el sector hostelero confía en que la jornada le sea favorable. No en vano las perspectivas son óptimas.

El Belén Viviente arcense despierta desde hace ya algunos años una fuerte atracción en el contexto nacional que va en aumento. La difusión mediática del acontecimiento, la promoción institucional y el boca a boca de vecinos y visitantes han logrado consolidar esta fiesta, que este año cumple su 25 aniversario. Está, además, en proceso de ser declarada de Interés Turístico por la Junta de Andalucía.

Una de las responsables de la organización, la delegada municipal de Festejos, Genoveva Medina (PSOE), asegura que hasta el Ayuntamiento llegan propuestas estos días de pueblos de la geografía gaditana y otras provincias limítrofes que han hecho, incluso, "paquetes turísticos con excursiones programadas" a Arcos para seguir el evento. La repercusión es tal que la institución municipal y los comerciantes, conscientes del tirón, han diseñado una campaña navideña en la que se incluye la instalación de una pista de hielo en el Paseo de Andalucía, sufragada por zona Franca de Cádiz.

Méritos no les faltan a las citas belenistas. En la Sierra han logrado tejer una tupida red social de cientos de personas integradas en organizaciones y colectivos locales que participan de lleno al lado de los ayuntamientos. En El Gastor se involucran unas 150 personas, que se convierten por unas horas en actores; en Arcos, unas 400; en Espera alrededor de 200 y en las mismas proporciones lo hacen Villamartín y Ubrique.

Arcos promociona el acto desde 1983, cuando la escenificación contaba sólo ocho escenas. La organización y todos los preparativos los asumió diez años después de esa fecha. Ahora tutela unas 30 escenas bíblicas bajo el manto incomparable del casco antiguo.

Además, los bares, comercios y hoteles ven en esta convocatoria una oportunidad para el negocio. "Si se da bien es para nosotros un cuarto premio del día de la lotería", confiesa Pepe Bautista, propietario del mesón Los Murales, en pleno corazón del casco antiguo. Este empresario local, como la mayoría, hace acopio de más provisiones para la ocasión y refuerza la plantilla de empleados.

Pepe Bautista lleva 30 años al frente del establecimiento. En ese tiempo ha visto con sus ojos cómo ha evolucionado el Belén de Arcos. "Mueve a mucha gente", insiste. Quién iba a pensar, allá por el año 1979, que la idea que pusieron en pie un grupo de maestros del colegio Las Nieves, a pocos metros de su establecimiento, iba a dar tanto de sí.

"Para el comercio en general es un día que se espera como agua de mayo", añade la concejala de Fiestas del Consistorio, Genoveva Medina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios