Provincia

La partida del Tempranillo toma Grazalema

  • La recreación de los bandoleros vuelve a tirar del turismo y llena este fin de semana los alojamientos rurales y hoteles

La partida del Tempranillo volvió ayer a hacerlo y lo repite hoy también. Y no es otra cosa que llenar las calles de Grazalema de gente. Los bandoleros se han convertido en esta localidad serrana en un producto turístico consolidado, que copa hoteles y establecimientos locales y de paso, alegra también de público los alrededores.

Calor y mucha afluencia, fundamentalmente venida de las provincias de Cádiz, Málaga y Sevilla, y algunos turistas canadienses e incluso chinos se podían ver en la jornada del sábado por los escenarios de la recreación Sangre y amor en la Sierra, un evento donde vecinos de Grazalema vestidos de bandoleros y migueletes (los soldados rey Felipe VII) dan vida a una parte de la vida de José María Hinojosa 'El Tempranillo' y su conexión con la Grazalema de 1832.

Durante las primeras jornadas de ayer se registraron ya 5.000 visitas al evento

Y ya van doce años de recreación, donde los vecinos del pueblo se vuelcan en este gran escenario que convierte sus casas, sus plazas, sus bares y sus calles en un plató ambientado en el siglo XIX. Ayer, sobre las dos de la tarde, la Policía Local había ya contabilizado la entrada de 27 autobuses y 1.100 coches, o lo que es lo mismo la visita de unas 5.000 personas. Y claro, eso se nota en los alojamientos de Grazalama, con seis hoteles y medio centenar de casas rurales, donde se colgó el cartel de completo. También el bullicio benefició a tiendas y bares que, incluso, cogían comandas de comida más allá de las cinco y media de la tarde. "Entre todos hemos consolidado un producto turístico en Grazalema, que pese a ser joven, es capaz de trascender las fronteras de la comarca y la provincia", reflexionó el alcalde Carlos Javier García.

Y para regular la afluencia de público, la institución municipal tiene habilitado hasta hoy varios espacios como los terrenos del futuro polígono industrial, los alrededores del campo de fútbol, el camping y el entorno de la Villa Turística. Además, se ha puesto en marcha un servicio de lanzadera con dos autobuses para acercar a los visitantes hasta el centro del pueblo, lugar donde se desarrolla hasta esta tarde la recreación histórica con diversas actividades.

De hecho, este evento moviliza a unas 60 personas que se convierten en actores y dan vida a las 36 escenas. Además, varios centenares de vecinos y colectivos venidos de otros sitios ayudan en la recreación. Por ejemplo, al ambiente escénico se apuntaron ayer una treintena de caballistas de Grazalema, Arrecife (Córdoba) y Ronda. Y otras asociaciones de pueblos como Alameda, Los Palacios, Montellano, San Fernando o Cádiz participan también.

Hay que recordar que el pregón de este año ha estado a cargo del actor Marcos Marcell. El núcleo de la recreación está hasta hoy en la plaza de los Asomaderos, reconvertida un año más en poblado bandolero.

Allí se ha levantado una iglesia, viviendas, Ayuntamiento, tabernas y puestos inspirados en 1832 como escenarios para las representaciones y también como puntos para conocer la gastronomía propia de la zona. La fiesta pondrá su broche de oro esta tarde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios