Provincia

El número de busquimanos detenidos en Chiclana asciende ya hasta los 62

  • Sólo en la tarde de ayer la Guardia Civil arrestó a 21 personas más que rastreaban el hachís que dejó al descubierto la bajamar en La Barrosa. Cinco de ellas son menores de edad.

Comentarios 3

Bajó la marea y subió el número de busquimanos detenidos. Parecía que conforme pasaran los días la fiebre del hachís iría disminuyendo. Parecía. Pero no ha sido así. El naufragio de tres lanchas semirrígidas empetadas de fardos de esta droga en la madrugada del pasado viernes no sólo ha tenido consecuencias dramáticas para varios de sus ocupantes (dos cadáveres han aparecido hasta el momento en La Barrosa), sino que está haciendo trabajar a destajo a la Guardia Civil y a la Policía Local de Chiclana. En la mañana de ayer se informaba de que la cifra de detenidos, aparte de tres de los ocupantes de las lanchas, era de 41, es decir, ocho personas más. Sin embargo, por la tarde llegó la bajamar a los arenales chiclaneros y la zona cercana a Sancti Petri se convirtió en una feria. Como si de los duros antiguos se tratara, decenas de jóvenes, muchos de ellos menores, se lanzaron a intentar pescar algunos de los fardos, de 25 kilos cada uno, que el mar iba dejando al descubierto. El temporal que se tragó las esperanzas de los supuestos narcos, de procedencia marroquí, de realizar un alijo discreto ha dejado paso a un mar más tranquilo y que permite realizar su labor a los busquimanos. Si hasta la mañana de ayer sólo fueron ocho detenidos más, por la tarde, cuando cayó la noche, el número se elevó en 21 personas más, entre ellas cinco menores. Incluso se produjeron persecuciones por los pinares de la zona cercana a la urbanización La Balconera. Y es que la playa del Farillo, que se sitúa entre la primera pista de La Barrosa y la playa del poblado marinero de Sancti Petri, por cuyo caño intentaron entrar las semirrígidas para protegerse del temporal, fue donde apareció el primer cadáver y donde más hachís ha ido apareciendo en estos días.

En total, y hasta el momento, se han producido 62 detenciones de busquimanos, la mayoría de jóvenes de Chiclana, aunque también hay de Barbate, Conil, San Fernando o incluso de otras provincias andaluzas, como Sevilla.

Algunos de estos busquimanos ya han pasado a disposición judicial y puestos en libertad con cargos a la espera de un juicio por un delito contra la salud pública (tráfico de drogas). A todos aquellos que hayan cogido con más de 2,5 kilos de hachís les puede caer una pena de entre tres y cuatro años y medio de cárcel, y en caso de contar con antecedentes es casi seguro que tendrán que entrar en prisión.

La tarde del lunes también fue ajetreada para la Policía Local de Chiclana, cuando varios agentes identificaron y detuvieron a cuatro personas, además de recuperar dos kilogramos del hachís proveniente del alijo fallido del viernes. La Policía Local se encontraban de patrulla por la zona de la costa a la altura del acantilado de la playa de Sancti Petri cuando vieron a cuatro individuos que se escondían tras unos matorrales al percatarse de la presencia policial, siendo sorprendidos por estos sin posibilidad de huida. Todos tenían las ropas mojadas y reconocieron que se encontraban en ese estado tras haberse introducido en el mar para recoger droga.

Los cuatro jóvenes cuentan con una edad comprendida entre los 19 y los 31 años y responden a las siglas de J.M.R.R., M.G.F., A.R.R y J.G.G. En total, la Policía Local se incautó de dos kilos de hachís.

En total entre la Guardia Civil y la Policía Local de Chiclana han recuperado más de 150 kilos de hachís, sin contar los kilos de las tabletas sueltas que fueron aprehendidos a los busquimanos detenidos ayer tarde mientras operaban en la bajamar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios