Provincia

El nivel de los pantanos sube hasta el 40,08%

  • Las últimas lluvias elevan el agua embalsada en la provincia hasta casi 730 hectómetros cúbicos

Así estaba el pantano de Guadalcacín el pasado octubre. Así estaba el pantano de Guadalcacín el pasado octubre.

Así estaba el pantano de Guadalcacín el pasado octubre. / ramón aguilar

Los embalses de la provincia de Cádiz se encuentran al 40,08% de su capacidad tras las últimas lluvias, con 729,87 hectómetros cúbicos de agua embalsada sobre una capacidad total de 1.820 hectómetros cúbicos, siendo el embalse de Guadalcacín el que se encuentra con mayor porcentaje de agua embalsada, con 344,94 sobre 800 hectómetros de agua.

Según los datos de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, recogidos ayer, en la misma fecha del año anterior (2017) los embalses de la provincia contaban con 1.033,17 hectómetro cúbicos de agua embalsada, lo que supone en torno a 300 hectómetros más.

Ayer quedó abierta al tráfico la carretera que une Grazalema y Zahara de la Sierra

Por embalses, el que cuenta con mayor agua embalsada actualmente es el de Guadalcacín, con 344,94 hectómetros cúbicos sobre un total de 800,3 de capacidad (el 43,10%). Por su parte, el embalse de Zahara cuenta con 108,36 hectómetros cúbicos de agua, lo que supone un 48,66% de su capacidad total.

En el Campo de Gibraltar, el embalse de Guadarranque se encuentra al 47,18% de capacidad, con 48,95 hectómetros cúbicos de agua embalsada, lo que supone unos siete puntos más que en el mes de noviembre, mientras que el embalse de Charco Redondo se encuentra al 34,88%. El embalse con cuenta con menor agua con respecto a su capacidad es el de Bornos, con 47,17 hectómetros de agua embalsada sobre una capacidad de 200,20 hectómetros, lo que supone que está al 23,56%. No obstante, también cuenta con más agua embalsada que hace dos meses.

Por otra parte, la carretera CA-9104 que comunica Grazalema y Zahara de la Sierra a través del puerto de montaña de Las Palomas, volvió ayer a estar operativa después de haber estado cerrada al tráfico desde el pasado sábado, al quedar intransitable por la nevada caída. Desde entonces los operarios de la Diputación Provincial de Cádiz han estado esparciendo sal para minimizar la formación de hielo en esta vía, además de mantener abierta la CA-9123, que también permite el enlace entre los términos municipales de Grazalema y Zahara de la Sierra.

Tras comprobar que se habían despejado las capas de hielo y que la vía estaba en estado óptimo, la carretera fue ayer abierta al tráfico. Esta vía tiene una longitud de 15'6 kilómetros y desemboca en el núcleo urbano de Zahara de la Sierra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios