Provincia

La nieve baja a los pueblos de la Sierra por primera vez

  • El temporal obliga a cerrar al tráfico el puerto de Las Palomas, y a activar la alerta en la carretera al puerto del Boyar

Comentarios 1

La nieve hizo ayer de nuevo acto de presencia en la Sierra gaditana, ocasionando el cierre al tráfico del Puerto de las Palomas, situado en la carretera CA-9104, que une Zahara de la Sierra y Grazalema.

Pero en esta ocasión no sólo las cumbres se tiñeron de un manto blanco y espeso. Por vez primera en esta temporada, la nieve bajó hasta los pueblos que rodean el macizo grazalemeño, sorprendiendo a vecinos y visitantes.

Los primeros copos comenzaron a caer alrededor de las cuatro de la tarde en los núcleos urbanos de municipios como Grazalema, Villaluenga del Rosario y Benaocaz.

Ante este fenómeno meteorológico pronto se formaron placas de hielo en las carreteras, que hacían difícil la conducción. Ese fue el panorama en la CA-9104, donde se ubica Las Palomas, con más de 1.300 metros de altitud, que ocasionó más de un susto a los conductores. De hecho, un vehículo autocaravana se salió de la calzada pero no hubo que lamentar ninguna desgracia.

La propia Guardia Civil decidió sobre las seis de la tarde cerrar al tráfico los 15 kilómetros por los que discurre esta vía ante las inclemencias meteorológicas.

También hubo complicaciones en la carretera A-372, que sube hasta el Puerto del Boyar, a unos 1.100 metros, y conecta el Bosque con Grazalema. Pese a ello, la Dirección General de Tráfico no la cortó. Sí mantuvo la alerta de condicionada al tráfico durante toda la tarde como aviso para que los que viajaran hasta la zona lo hicieran por otros accesos menos complicados. Una patrulla de la Guardia Civil se ubicó a últimas horas de la tarde de ayer en el cruce de El Bosque a Benamahoma para informar a los conductores del mal estado de la carretera del puerto de El Boyar, aconsejándoles que cogieran otro acceso para subir a Grazalema.

En este tramo del Boyar también se vivieron algunos sustos ya que la espesa niebla y la fuerte lluvia reinante dificultaban en muchos kilómetros la visibilidad. A media tarde, otro turismo se salía de la vía en este sitio sin mayores consecuencias.

El estreno de la nieve en los pueblos serranos hizo que muchas personas se echaran ayer a la calle para dar la bienvenida al fenómeno y disfrutar del paisaje navideño. Eso sí, la mayoría de ellos estaban pertrechados de ropa de abrigo hasta las cejas debido a las bajas temperaturas que llegaron a rozar los cero grados.

Y es que miles de vecinos y turistas se quedaron hace dos semanas con las ganas de ver polvo blanco cuando la primera nevada del año que cayó sobre la provincia se quedó sólo en los picos más altos de la serranía sin llegar a descender hasta el corazón de las localidades.

La nevada de ayer, aunque no fue muy copiosa, sí terminó por cubrir levemente el suelo, mobiliario urbano y los coches aparcados en las calles, originando atractivas estampas invernales.

En otros municipios de la Sierra gaditana el temporal de viento y frío dejó durante toda la jornada de ayer como sorpresa alguna lluvia de finos granizos que, apenas rozaron el suelo, se diluyeron en agua.

La alerta de circulación condicionada regía a últimas horas de la tarde de ayer para otras dos carreteras de la provincia, debido a la fuerza con que soplaba el viento. Es el caso de la N-340, entre Cádiz y Barbate, desde el kilómetro 10 hasta el 55, y en la A-48, de Cádiz a Conil, en un tramo de treinta kilómetros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios