Vivienda

El mercado hipotecario se activa y vuelve a datos de 2012

  • Los bancos prestaron para la adquisición de viviendas 473 millones en la provincia durante los siete primeros meses del año l El préstamo medio es de 96.000 euros

El mercado hipotecario se activa y vuelve a datos de 2012 El mercado hipotecario se activa y vuelve a datos de 2012

El mercado hipotecario se activa y vuelve a datos de 2012

El mercado hipotecario en la provincia, que se encadena al inmobiliario, ya ha mostrado durante este año síntomas reales de recuperación.

Se coloca en cifras de 2012, que fue un ejercicio en el que era palpable la curva descendente que siguió al estallido de la burbuja y que explotaría definitivamente en el nefasto 2014, cuando la provincia tocó fondo. Aquel 2014 los bancos sólo prestaron 179 millones en los siete primeros meses del año, firmaron 3.186 hipotecas y el importe medio que prestaban no superaba los 57.000 euros.

En ese mismo periodo del actual ejercicio, 2018, los bancos han prestado casi 474 millones, han firmado 4.925 hipotecas y el importe medio prestado está en 96.179 euros. Son parecidos a los datos de 2012, con 5.193 hipotecas firmadas, 473 millones prestados y un importe medio de 91.000 euros.

Por entonces, el sector se llevó las manos a la cabeza. 2012 era el principio del fin, la asunción de los que había empezado con las hipotecas subprime de Estados Unidos iba a dinamitar los cimientos de nuestro descabellado mercado de la vivienda. A partir de ese año llegarían las ejecuciones hipotecarias y la frase que definió ese tiempo: “Gente sin casas, casas sin gente”. Hoy, sin embargo, esos datos tan parecidos a los del cataclismo se ven con un enorme optimismo. Y es que si algo ha cambiado esta crisis es la forma de observar los números.Si nos vamos al punto más alto de la burbuja, que en la provincia se produjo en el mes de enero de 2007, podemos observar cómo habíamos perdido la cabeza. Sólo en esos 31 días de enero se firmaron en la provincia 3.684 hipotecas, es decir, medio millar más que en los siete primeros meses de 2012.

Durante ese mes que muestra la locura alcanzada con el mercado de la vivienda, las entidades financieras inyectaron a una sociedad absolutamente inflada e hiperendeudada 498 millones de euros, más de lo que llevan prestados los bancos en la provincia en lo que llevamos de año.

De esos 498 millones convertidos en deuda, una parte de ella impagada a día de hoy, las cajas de ahorro, hoy desaparecidas, aportaron 370 millones de euros. Esa es la historia de la burbuja: aquel mes los clientes se acercaban a las entidades a pedir de media 135.372 euros por cada hipoteca. En cada hipoteca era posible incluir el precio íntegro de la vivienda más un añadido para arreglos. No era necesario tener ahorros para comprar una casa.En comparación, los datos de lo que llevamos de año son mucho más asumibles y, con el sector inmobiliario muy empequeñecido, no se esperan enormes alzas en los siguientes ejercicios sino un crecimiento constante en los próximos meses pero lento.

Desde Fotocasa, uno de los principales portales online, se es cauto: “La vuelta del interés por la compra de vivienda coincide con un contexto económico favorable, tipos de interés y euríbor en mínimos históricos”, pero la concesión hipotecaria está “lejos” de los niveles máximos y se recuerda a quienes estén pensando firmar uno de estos préstamos que sean cautos y tengan en cuenta que, aunque el euríbor siga en negativo, lo cierto es que ya ha empezado a subir y pronto lo harán también los tipos de interés.Otros analistas, como el consultor José Luis Jimeno, no son optimistas: “Hay datos razonablemente buenos, pero no nos engañemos, vienen curvas, no va a haber nunca más un boom. Miremos la demografía. Tenemos uno de los índices de natalidad más bajos de Occidente, que ya de por sí es muy bajo. Los que llamamos millenials son cuatro gatos y medio y un 40% están parados o tienen empleos precarios”. Estos hechos están en la causa de que se haya incrementado en relativamente poco tiempo el mercado del alquiler en la región, según se desprende del estudio que anualmente realiza el Instituto Nacional de Estadística sobre los hogares españoles.

De este modo, mientras en Andalucía en 2013 estaban registradas 388.000 viviendas en régimen de alquiler, el pasado año cerró con 430.000 en esta situación, lo que no quita que el mercado sigue siendo pequeño en comparación con la vivienda en propiedad. Sólo un 13% de las familias andaluzas vive en régimen del alquiler, pero el dato en propiedad ha caído en picado tras la crisis. Un 77% de los andaluces vive en una casa en propiedad, el mismo porcentaje que en 1990. Hace diez años era el 83%.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios