Provincia

El ibis funda familia numerosa en Vejer

  • La colonia silvestre de eremitas de La Barca crece año tras año: ya son 15 parejas y 14 pollos El proyecto de reintroducción de la Junta está pendiente del visto bueno del Ministerio

Comentarios 3

Hace ya casi cinco años, casi por estas mismas fechas, la noticia saltaba a los medios de comunicación: El Ibis eremita (Geronticus eremita), una especie catalogada en peligro crítico de extinción de la que solo quedaba una población silvestre y unas 112 parejas reproductoras en todo el mundo, lograba criar en libertad en la Península Ibérica por primera vez en casi cinco siglos. 

 

La estrafalaria ave sagrada de los egipcios, el "cuervo calvo" de los libros de cetrería del XVI, encontraba el cobijo adecuado para nidificar y aparearse en un risco de la Sierra del Retín, entre Barbate y Zahara de los Atunes. El lugar no fue casual y el hecho tampoco un milagro. Detrás de aquello había cinco años de trabajo de un grupo de expertos nacionales e internacionales asesorados por la Estación Biológica de Doñana (CSIC), una institución del prestigio del Zoobotánico de Jerez, dos administraciones -Consejería de Medio Ambiente y Ministerio de Defensa- y, sobre todo, un ambicioso proyecto experimental, el Proyecto Eremita. "El objetivo era conseguir métodos efectivos de suelta de ejemplares criados en el zoo y adiestrados en El Retín que en el futuro hiciesen de fundadores de colonias silvestres", recuerda José Manuel López, director de la experiencia.

 

La segunda cosecha de frutos de todo aquel esfuerzo llegó con sorpresa unos dos años después, aunque la consejería, por prudencia, no lo difundió hasta la primavera de 2011: en un lugar aparentemente insólito, en un cortado de la barriada rural de La Barca de Vejer, al pie de la todavía muy transitada Nacional 340, en una encrucijada de caminos donde hacen parada cientos de viajeros, habían anidado tres parejas, fundando así la primera colonia silvestre de la especie, no solo en la Península, sino en toda Europa.

 

"Ahora, en el cortado más cercano a la carretera hay nueve nidos, y otros seis más un poco más arriba", informa José Manuel López. Y precisa que el censo provisional de la primera colonia de eremitas europeos desde hace más de 450 años asciende ya a 15 parejas reproductoras y a 14 pollos. Como el de la fotografía. Hay que precisar que se trata de una colonia sedentaria, porque el ibis es un ave migratoria, y que solo existe otra población estable en el mundo, concretamente en la costa atlántica marroquí, cerca de Agadir.

 

¿Qué supone todo esto? Que una vez demostrado que el método de suelta es efectivo, que se dan las condiciones necesarias para la nidificación y que las poblaciones silvestres pueden consolidarse, ha llegado el momento de plantearse la reintroducción de la especie. "Presentamos el proyecto en noviembre del año pasado y ahora estamos pendientes de la respuesta del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente", comenta su responsable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios