Puerto Real

En el hospital un niño de cuatro años atropellado en Puerto Real

  • El conductor, un joven que dio negativo en alcohol, pudo confundir el freno con el acelerador

Lugar de Puerto Real en el que el pequeño fue atropellado. Lugar de Puerto Real en el que el pequeño fue atropellado.

Lugar de Puerto Real en el que el pequeño fue atropellado. / c.p.

Comentarios 5

Traumatismo craneoencefálico grave, varias fracturas de cráneo, contusión pulmonar y anemia hemorrágica aguda por pérdida de sangre, son algunas de las conclusiones que figuran en el informe médico de un pequeño de cuatro años que en la tarde del pasado sábado fue arrollado por un vehículo en Puerto Real.

Según relata la madre del pequeño, Marisa Gómez, ella, junto con sus dos hijos, una niña de diez años y el pequeño de cuatro, acababan de cruzar la estación de Renfe para entrar en el paseo María Auxiliadora, cuando "estábamos en la acera y oí un ruido fuerte, como de un vehículo acelerado, y cuando me giré para verlo vi como el coche arrollaba a mi hijo y me arrancaba de la mano el carro de la compra que yo llevaba", explica la mujer aún con gran nerviosismo.

El coche se estrelló contra un pequeño muro y el niño quedó atrapado bajo el coche. "Aún no me explico como ha salido vivo de ese accidente y como no nos atropelló también a mí y a mi hija mayor. Faltó apenas veinte centímetros para que nos arrollara a todos", recuerda

El pequeño, junto a su madre, fue trasladado en un vehículo al Hospital de Puerto Real desde donde se trasladó al Hospital Puerta de Mar en Cádiz, debido a la gravedad que presentaba. Allí permaneció 48 horas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) Pediátrica, hasta que en la tarde de ayer fue trasladado a la planta donde evoluciona favorablemente.

"El coche venía muy rápido. Según han declarado algunos testigos presenciales circulaba a una velocidad de alrededor de cien kilómetros por hora", asegura Marisa Gómez.

Según fuentes policiales consultadas por este periódico, el conductor, un joven de 23 años, dio negativo en el control de alcoholemia y drogas que se le realizó tras el accidente. Aunque hay abierta una investigación para esclarecer las causas del incidente, las mismas fuentes policiales explicaron ayer a este periódico que es "probable" que se trate de una "acción evasiva errónea". Es decir, que el conductor, que obtuvo su permiso de circulación recientemente, se percató de la presencia de la familia acercándose al paso de peatones y tuvo intención de frenar el vehículo y, por "error e inexperiencia", acabó pisando el acelerador, perdiendo el control del turismo, subiéndose a la acera y arrollando al menor. El conductor, que también precisó de asistencia sanitaria por su estado de ansiedad, no fue detenido. No obstante la investigación abierta, que está a la espera de recoger el testimonio de la madre del menor, concluirá depurando responsabilidades.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios