Provincia

Los guardianes de La Muralla

  • Los alumnos de El Centro Inglés participan en el programa Ecopuertos, pionero en Cádiz, para limpiar esta playa

Imagen de los alumnos durante el primer día de limpieza en la playa. Imagen de los alumnos durante el primer día de limpieza en la playa.

Imagen de los alumnos durante el primer día de limpieza en la playa. / Andrés mora

"Mira aquí hay otra colilla", "¡Jolín! Ésta está casi entera", "¡Qué asco! ¡Han dejado tirado el filtro amarillo!". Estas expresiones de repulsa, junto a otras tantas de desagrado y estupefacción, eran algunas de las manifestaciones que se podían escuchar ayer por la mañana en la playa de La Muralla durante la limpieza que realizaron los alumnos de 3º de ESO del Centro Inglés.

Mientras se desarrollaba esta labor, que comenzó poco antes de las 10:30 horas, muchos alumnos se acercaban extrañados y con expresión de incertidumbre a Daniel Martín, el profesor del centro encargado de la Comisión de Responsabilidad Social quien ayer los acompañaba, junto con el profesor Gonzalo Olías, en esta tarea. "¿Qué es esto Daniel?. No sé donde apuntarlo", preguntaba una alumna mientras mostraba entre sus manos un trozo de material indefinido. Esta duda era lógica y totalmente justificada, ya que, tanto el registro como la clasificación de la basura que los alumnos encontraban eran dos actividades absolutamente fundamentales en esta batida de limpieza. "Lo importante no es que vengan sólo a recoger los residuos. Lo significativo es que recopilen información y anoten lo encontrado para, posteriormente, catalogarlo y estudiarlo", explica Enrique Montero, colaborador honorario de la Universidad de Cádiz (UCA) y responsable de Ecopuertos y que tiene como objetivo cuantificar y clasificar los residuos de la costa ."El fin que perseguimos es descubrir de donde viene esta basura para así poder cortar el problema de raíz". Explicado con otras palabras esto vendría a ser como "si tú tuvieras una habitación con el suelo encharcado y tienes que limpiarlo. Puedes hartarte de recoger agua, pero de nada sirve si el grifo continua abierto", metaforiza Gonzalo Olías, quien a su vez se encarga de coordinar el aula de sostenibilidad (el otro departamento que, junto con el de responsabilidad social, también participa en la actividad).

Según el centro un 75% de los niños de 3º de ESO participan en esta actividad voluntaria

Ahora le toca el turno al Centro Inglés, el primer colegio de la provincia en sumarse a esta iniciativa que comenzó hace aproximadamente cinco años en las costas granadinas. Por el momento las labores de limpieza ya han comenzado y el apadrinamiento es un hecho. No obstante, como todo en esta vida, lo complicado no es comenzar, sino mantenerse, y ahora el siguiente objetivo será continuar con la supervisión de la playa, haciendo especial hincapié en aquellas temporadas donde, a diferencia de la actual, la costa esté un poco más descuidada, especialmente en aquellos momentos donde no se cuente con algunos de los servicios de limpieza que actualmente están en funcionamiento gracias a la temporada estival. "Es muy importante el análisis y recolección continuados para realizar un buen análisis y obtener buenos resultado", explica Montero. "Ahora encontraremos pocos residuos porque la playa está muy limpia, ya preparada para el verano. Esperamos que en las próximas batidas de lipieza, como por ejemplo las que se realizarán en otoño e invierno, sí encontremos más cosas".

Por su parte el centro está muy contento "por la acogida que ha tenido por parte del alumnado". Según han explicado desde el propio profesorado hay que resaltar que en esta actividad, totalmente voluntaria, han participado "60 alumnos de un total de 80", lo que supondría la implicación del 75% de jóvenes con edades comprendidas entre 14 y 15 años "No es necesario hacer grandes cosas para conseguir que se involucren. Cuando se les muestra la realidad, ellos mismos reaccionan ante la gravedad del asunto. La gente ya conoce los valores positivos. Lo que hay que hacer es practicarlos y ponerlos en marcha", argumenta Daniel Martín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios