Provincia

"Estamos federados y el seguro cubre los accidentes y los rescates"

  • El presidente del Club de Montaña de Chiclana dice que los rescatados en la Sierra disponían de autorización del Parque Natural

Comentarios 4

"Estamos tranquilos porque somos muy meticulosos en nuestra entidad. Todos estamos federados y el seguro que pagamos cubre accidentes y rescates", explicaba ayer el presidente del Club de Montaña Chiclana, Nicolás Cabañas, al que pertenecen las dos personas, Antonio Lobato y José Javier Rosendi, que este pasado fin de semana tuvieron que ser rescatadas de la gruta de la Garganta Verde en el Parque Natural de Grazalema.

Estas declaraciones surgen después del amplio despliegue de salvamento que se puso en marcha con más de 70 personas entre guardias civiles, bomberos o agentes forestales, quienes después de 24 horas lograron culminar con éxito un operativo muy complicado por las malas condiciones climatológicas.

Cabañas salió al paso de la posible imprudencia que pudieran haber cometido los dos expertos montañeros por aventurarse a realizar una expedición en una jornada nada propicia para desempeñar este tipo de actividades. En este sentido, no eludió la polémica sobre el gasto y los riesgos que han originado movilizar a un dispositivo con helicóptero incluido.

"En el Club de Montaña Chiclana todos estamos federados y abonamos unas cuotas. Ello conlleva que dispongamos de seguros para cuando ocurre este tipo de percance", reiteraba el presidente del colectivo al tiempo que admitía desconocer si la administración iniciará o no una reclamación a la compañía aseguradora.

Además, señala que los dos montañeros disponían de los permisos del Parque Natural de la Sierra de Grazalema para adentrarse en la Garganta Verde, donde quedaron colgados de una pared desde donde fueron finalmente rescatados la tarde del domingo. Es más, explica que las autorizaciones las consiguieron después de que otros excursionistas cancelaran la reserva por el mal tiempo.

En opinión de Cabañas, hubo algo de "mala suerte", ya que Antonio y José Javier llegaron sobre las once y media de la mañana al Parque Natural y apenas había caudal de agua. Además, pensaban abandonar las prácticas de espeleología sobre las dos de la tarde; sin embargo, el accidente de unos de ellos, quien sufrió fisura en el tobillo y un golpe en la frente, provocó que tuvieran que quedarse colgados en la terraza de la montaña ante la imposibilidad de continuar en esas condiciones. Fue poco después, cuando comenzó a entrar abundante agua, sin que permitiera avanzar y decidir esperar ayuda, tal y como sucedió en un angustioso rescate durante largas horas.

Los dos montañeros ya se hallan en casa después de que en la tarde del pasado lunes recibieran el alta médica en el Hospital de Villamartín. No obstante, la experiencia ha dejado secuelas y ambos se encuentran afectados psicológicamente, sobre todo Antonio quien también se recupera de lesiones físicas. El Club de Montaña Chiclana aprovechó la ocasión para agradecer el enorme "trabajo y profesionalidad" de todos los que participaron en un dificultoso operativo que acabó sin que hubiera que lamentar desgracias personales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios