Provincia

Aquí no hay quien duerma

  • Vecinos del paseo marítimo de Chipiona se quejan de las molestias que ocasiona el botellón

  • La alcaldesa dice que atajar ese problema es prioritario

Muchos jóvenes de madrugada en el paseo marítimo de Chipiona en una imagen de este fin de semana. Muchos jóvenes de madrugada en el paseo marítimo de Chipiona en una imagen de este fin de semana.

Muchos jóvenes de madrugada en el paseo marítimo de Chipiona en una imagen de este fin de semana. / d.c.

Ruido, basura, suciedad, plásticos en la playa, botellas rotas, vasos esparcidos por el suelo, aglomeraciones nocturnas, música hasta altas horas de la madrugada e incluso peleas. El paseo marítimo de Chipiona, concretamente la zona comprendida entre el faro y el Monumento de la Luz, es uno de los focos del botellón en los meses estivales para desesperación de los vecinos que allí residen. "No hay descanso", denuncian, "ningún día de la semana, pero los viernes, sábados y festivos esto ya es de traca".

Manuel, uno de los afectados, asegura que desde las diez de la noche y hasta las siete de la mañana, la movida no para. "Unas 300 personas se concentran debajo de nuestros bloques y montan un escándalo tremendo, da igual que sea lunes o domingo, que tengas que trabajar al día siguiente o que haya niños pequeños en casa. Aquí no hay quien duerma".

La regidora recuerda que Chipiona multiplica por siete su población los meses de verano

Este vecino relata que la mayoría de los jóvenes que acuden a esta zona del paseo a hacer botellón suelen rematar la noche en dos bares que cierran sobre las tres o cuatro de la madrugada. Después se trasladan a una discoteca que permanece abierta hasta la siete de la mañana. La fiesta ininterrumpida se prolonga hasta que aparecen los primeros rayos de sol. "Este ambiente, además de ruido y la suciedad, trae peleas y broncas entre los mismos chavales. Evidentemente, no propicia nada bueno". Tanto es así que hay propietarios que han decidido poner sus pisos en venta. "No quieren vivir más aquí. Y es que lo que aguantamos cada noche lleva aparejado graves consecuencias: estrés, nerviosismo, ansiedad...".

Varios vecinos señalan también que están "hartos" de llamar a la Policía Local y a la Guardia Civil para que pongan fin a estas concentraciones, si bien -añaden- no consiguen grandes resultados. "La patrullera de la Policía hace acto de presencia y poco más. Y la Guardia Civil nos dice que no es competencia suya", manifiestan.

Los chipioneros de esta parte del paseo marítimo afirman que llevan años soportando este problema, al que intentaron poner solución creando la plataforma 'Por Derecho al Descanso', un colectivo "con el que no logramos nada". Dicen que "el botellón va a más y nadie pone pie en pared".

Los residentes en la zona lamentan que el Ayuntamiento de Chipiona no haga nada por atajar el botellón y aseveran que han intentando contactar con la alcaldesa de la ciudad -la popular Isabel Jurado- para tratar el asunto en persona y que, por el momento, no han recibido respuesta.

Este medio se ha puesto en contacto con la regidora chipionera, quien ha explicado que su equipo de gobierno "está actuando para apagar el botellón" con los medios disponibles y con el trabajo que realizan a diario Guardia Civil y Policía Local, cuerpos "que interponen las correspondientes sanciones. Ya se han tramitado más de 30 denuncias en lo que va de verano", indica Jurado.

La alcaldesa recuerda que Chipiona es un municipio turístico "que pasa de los 19.000 habitantes censados a los 140.000 en los meses estivales", con una altísima presencia foránea entre la que destacan los sevillanos, muchos de los cuales tienen incluso viviendas en propiedad en esta localidad costera. Con una población multiplicada por siete y "con los mismos efectivos que el resto del año, es difícil, muy difícil, controlar los diferentes puntos donde se instala en botellón. Ya hemos conseguido erradicarlo de la Plaza Andalucía, pero aún se mantiene en La Laguna, Cruz Roja, en la playa de Regla...".

Para Jurado, acabar con el botellón es una "prioridad" y para ello ha planteado diferentes propuestas, entre ellas trasladar la movida juvenil a una zona del municipio apartada de los vecinos, como es el muelle. "Lo que ocurre es que, al final, la gente quiere estar en el corazón de la ciudad, no a las afueras".

La regidora popular valora el "gran despliegue" de la Guardia Civil para atajar el asunto del botellón y subraya que la Policía Local también realiza un gran trabajo, aunque reconoce que la plantilla es insuficiente. "La tasa de reposición de agentes no es muy alta pero en mi mano sólo está sacar las plazas que la Ley me permite".

En materia de limpieza, Jurado señala que a partir de las seis de la mañana las máquinas de baldeo ya está funcionando en el paseo marítimo. "Más de 70 personas trabajan a destajo para adecentarlo". Los vecinos, por su parte, también se quejan del ruido de las barredoras y sopladoras que operan en la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios