Provincia

La densidad de tráfico hacia Gibraltar empeora la calidad del aire en La Línea

  • Los valores que recogen las dos estaciones linenses son admisibles, pero en julio y agosto los niveles fueron buenos sólo tres días

La calidad del aire en La Línea es peor ahora que hace un año. Aunque la media de los informes mensuales que elabora la Red de Vigilancia y Control de la Calidad del Aire de Andalucía arroja unos valores admisibles -es la segunda mejor calificación en un baremo de cuatro escalas: buena, admisible, mala y muy mala- en los pasados meses de julio y agosto se han registrado menos días con una calidad de aire buena que en el mismo periodo del año anterior, tres de 2016 por 25 de 2015.

En La Línea hay dos estaciones que gestiona la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, una en el Zabal, cerca del cementerio, y otra en la avenida María Guerrero, que calculan un índice individual para cada contaminante. A partir de ellos se obtiene el índice global, que coincide con el índice parcial del contaminante que presente el peor comportamiento. En el caso de La Línea las partículas PM10, de tamaño inferior a 10 micras, generadas por la combustión en los automóviles o por la actividad industrial, son las que disparan la contaminación.

Estos datos arrojan que influyen en la calidad del aire la densidad de vehículos que soporta el municipio debido al tráfico que genera Gibraltar y las industrias, cuyas emisiones dejan rastro en las estaciones de medición. Entre esas dos estaciones sólo se han medido tres días en los que la calidad del aire ha sido buena en los 61 que suman julio y agosto en este 2016. Sin embargo, en el mismo periodo del año pasado la estación registró 25 días en los que la calidad del aire fue buena. Bastante diferencia.

Durante los dos últimos meses los días con peor calidad de aire fueron el 4 y el 5 de julio, cuando las dos estaciones de medición ubicadas en el municipio linense registraron un índice malo. En agosto sólo fue uno día, el 31, en el que el aire fue malo, pero sólo en la zona del Zabal. En todos los casos fue debido a las partículas de tamaño inferior a 10 micras.

En el mismo periodo del año anterior hubo, además, dos días en los que la calidad del aire fue mala debido a niveles altos de partículas de ozono, que suelen registrarse más durante la época estival como consecuencia de su formación al reaccionar los óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles durante episodios de alta radiación solar, temperaturas elevadas y estabilidad atmosférica.

Para paliar los efectos de la contaminación la Junta de Andalucía está elaborando la Estrategia Andaluza de Calidad del Aire, cuyo fin principal es ampliar el conjunto de contaminantes que se analizan y las referencias de comparación. La Línea está incluido en el Plan de Calidad Ambiental del Campo de Gibraltar, que nació como consecuencia de los elevados niveles de partículas menores de diez micras que registraban las estaciones. En 2005 y 2006 también se superaron los valores diarios de dióxido de azufre por las emisiones de las industrias, aunque el aire mejoró tras la aprobación del Plan de Acción Medioambiental para la comarca en 2005.

Aún queda bastante para mejorar la calidad del aire en La Línea, ya que según los resultados provisionales de la evaluación de la calidad del aire en 2015 en la comunidad, que se dieron a conocer en abril, el municipio linense fue uno de los tres de Andalucía en los que se sobrepasaron los topes de partículas menores de 2,5 micras (PM2,5), cuyo origen está principalmente relacionado con las emisiones de los vehículos diésel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios