Provincia

El centro continúa sin tener hoteles

  • Un hostal en el casco histórico abrirá sus puertas en primavera. La licitación del de Casa Lazaga está parada otra vez

Hasta el momento, sólo una de las iniciativas planteadas para dotar al centro de la ciudad de más plazas hoteleras -una de las grandes carencias del municipio, sobre todo con vistas a la efeméride constitucional que se celebrará en 2010- ha conseguido prosperar, aunque para ello ha tenido que superar no pocos obstáculos desde que hace cuatro años el promotor de la idea adquiriera la finca, situada en la confluencia de las calles San Marcos con Tirso de Molina.

Primer fueron los avatares del PEPRICH -ya que la finca que en la próxima primavera se convertirá en un hostal de dos estrellas se encuentra situada dentro del casco histórico-, luego las dificultades para conseguir un crédito bancario y, ahora que la obra ya está en marcha, la crisis económica, que también se deja notar. "Si salgo de ésta no me arruino en la vida", bromea el empresario promotor de la iniciativa, Juan Belizón, responsable también del hostal Islasol.

El nuevo establecimiento tendrá capacidad para 21 habitaciones, si bien en un primer momento estaba prevista una tercera planta -permitida con el aumento de edificabilidad del Plan Especial del Casco Histórico- que finalmente no se ha podido incluir en el proyecto debido, precisamente, a la situación en la que todavía se encuentra el documento. Cabe, no obstante, la posibilidad de que en un futuro se amplíe y se añada una nueva planta a la finca -explica Belizón- lo que permitiría al hostal contar con 32 plazas más de las proyectadas hasta ahora. En marzo se prevé que terminen las obras de forma que el nuevo hostal pueda abrir sus puertas en abril.

Aun haciendo frente a dificultades, esta iniciativa hotelera ha conseguido salir adelante. Otras actuaciones -como la también controvertida transformación de la Casa Lazaga de la calle Real en un hotel-escuela- no han corrido la misma suerte y ni siquiera han conseguido despegar, por lo que ya han sido descartadas para el Bicentenario, aunque no para el futuro desarrollo de la ciudad y de su casco urbano.

El caso del palacio de los Lazaga resulta ya hasta paradójico porque nuevamente se ha quedado paralizado por dificultades administrativas surgidas a la hora de licitar la actuación, en cuyo pliego de condiciones ha trabajado el Ayuntamiento a través de una comisión integrada por varias delegaciones y áreas municipales implicadas durante los últimos años. La puesta en marcha de este hotel, que reservará una parte a la formación hostelera, está todavía en el aire.

Otra de las iniciativas que todavía no ha conseguido salir adelante es la propuesta para transformar la antigua sede de la Cruz Roja en la calle Real, justo frente a Capitanía. La iniciativa depende de la respuesta afirmativa del Ministerio de Defensa a la solicitud de desafectación de la parcela destinada a aparcamiento de la antigua Capitanía General. Pero Defensa ha mostrado ya sus reticencias, lo que hace prácticamente inviable este otro proyecto. Aún así, el alcalde, Manuel de Bernardo, no ha tirado la toalla y sigue realizando gestiones para la puesta en marcha del hotel, otra iniciativa privada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios