Provincia

La cantera dramática vuelve a la guerra

  • El grupo de teatro de Juventud encara este año su undécima edición con una obra de Alonso de Santos

Eustaquio (Adán Virseda) es un joven traumatizado con las lentejuelas. Esta fobia le viene desde pequeño, cuando su compañero de colegio (Andrés Jesús Ganaza), se metía con él por el resplandor que desprendía su ortodoncia. Intentando superar su miedo, Eustaquio acude a la psicóloga (Ana Alarcón), quien le recomienda una terapia de choque: comprar purpurina y rociar al resto del mundo. No obstante, lejos de conseguir acabar con su problema, la situación empeora cuando Eustaquio va a una tienda donde la dependienta (Aroa Guerrero) vierte sobre él un cargamento entero de purpurina. Mucho más traumatizado que antes, Eustaquio vuelve a la consulta. En esta ocasión la psicóloga le prescribirá algo mucho más fuerte: la compra de un traje de lentejuelas. Eustaquio se niega, pero el destino le tendrá guardada una sorpresa cuando se enamore de Brillante (Noelia Martínez), una chica que ama el brillo por encima de todas las cosas. ¿Conseguirá curarse nuestro personaje?.

En principio puede parecer que el párrafo anterior esté sacado del libreto de alguna obra que está siendo representada por actores profesionales. Sin embargo, más de uno se sorprendería al saber que esta historia es fruto de la imaginación y la improvisación que Adán, Ana, Andrés, Aroa y Noelia demuestran durante los ensayos del Taller de Teatro Joven municipal de verano. Ellos son sólo cinco de los 30 chicos que actualmente participan en esta actividad, organizada cada año por la Concejalía de Juventud, y que es impartida por la actriz Eva Rodríguez, componente de la compañía Olvido Teatro.

En 2012 el autor de la Transición escribió en exclusiva para este grupo '¡¡es la guerraaa!!!'

Poco a poco este taller, que este año encara su undécima edición, se ha convertido en una de las actividades estrellas que se organizan cada verano en la ciudad. Lo que comenzó hace nueve años sin ningún tipo de pretensión, ha alcanzado entre los niños y jóvenes de la ciudad una gran popularidad en la que, en ocasiones, hay incluso que declinar solicitudes, ya que muchos aspirantes no cumplen con el requisito de edad que se exige. Se puede decir que ya cuesta trabajo imaginar un verano sin Don Mendo (obra representada en 2014), sin los Sainetes de los Hermanos Quintero (2015) o sin vivir la furia o justicia social de Fuenteovejuna (2017). Este año le tocará el turno a Cuadros de amor y humor, al fresco, obra del dramaturgo José Luis Alonso de Santos, quien mantiene desde hace años una estrecha relación con este grupo de jóvenes. Concretamente, sin ir más lejos, hace seis años el autor de la transición escribió en exclusiva para esta actividad ¡¡es la guerraaa!!!, una obra en la que a través del humor y lo absurdo (dos rasgos muy característico en la obra de este dramaturgo), quedaban al descubierto las absurdeces de muchos conflictos armados. La obra tuvo una gran acogida, tanto por parte del público, como por parte de los participantes del taller. No obstante, el único inconveniente fue que el autor tuvo que presentar el estreno de su obra en el Parque de los Toruños, sobre un diminuto escenario, incómodamente, sin asientos, rodeado de mosquitos, mientras que el teatro permaneció cerrado a cal y canto para dicha ocasión.

Este año, aún no se sabe si el autor estará presente el día del estreno, previsto para el 1 y el 2 de septiembre en el Hospitalito (calle Ganado, 58). Lo que sí está claro es que, hasta ese día, los chicos tendrán que trabajar muy duro y hacer frente a los nervios y restos que cada semana se presentan durante las horas de ensayo. "Me gusta venir al teatro porque para mí supone disciplina y superación", explica Adrián Villar. Por su parte, Jesús Oviedo, explica que le encanta actuar "porque puedes hacer reír a la gente". "Está claro que ellos aprenden y se superan", explica Begoña de Los Santos, regidora de escena del grupo Olvido Teatro. "Lo que es alucinante es que incluso nosotros, cuando acabamos el curso, vemos que también hemos aprendido de ellos". Que tiemblen los escenarios de todo el mundo. La cantera portuense llega pisando fuerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios