Barbate

Parte de la flota vuelve al caladero del Golfo de Cádiz

  • Las capturas alcanzadas apenas cubren los gastos que se precisan para poder salir a faenar

Algunos barcos de la flota barbateña siguen amarrados en su puerto pesquero. Algunos barcos de la flota barbateña siguen amarrados en su puerto pesquero.

Algunos barcos de la flota barbateña siguen amarrados en su puerto pesquero. / Manuel Aragón Pina (Barbate)

Media docena de barcos con sede en el puerto de Barbate han vuelto de faenar en las aguas del caladero nacional del Golfo de Cádiz de donde han extraído unas 500 cajas de boquerones que han salido a la venta en la lonja de Cádiz entre los 17 y 15 euros cada caja de 7 kilos. Un precio que en muchas ocasiones no cubre los costes que precisa este tipo de barcos para hacerse a la mar.

Además de los seguros sociales y víveres para unas 14 personas, estos pesqueros que han faenado en la zona situada frente a las playas de Chipiona, precisan unos 5.000 litros de gasóleo que en el surtidor del puerto de Barbate está a 0,627 euros, lo que supone un coste aproximado de unos 3.000 euros. A eso hay que añadir unos 130 euros más para la tonelada de hielo que se precisa para la conservación del pescado desde que se captura hasta que se saca a subasta. Ese hielo, si no es utilizado por no haber capturas o no poder salir a faenar por mal tiempo se derrite y pierde todo su valor, lo que conlleva el volver a adquirirlo y sumar más costes al mes. Estos barcos quedan amarrados en el puerto de Cádiz y su tripulación regresa en una furgoneta a sus domicilios hasta la nueva salida al mar.

Tomás Pacheco, armador del pesquero, Playa Yerbabuena, manifiesta que “es un suma y sigue que aumenta la cuenta deudoras en la vendeduría que gracias a ella esta flota puede salir a faenar”.

Este experimentado armador, que también es presidente de la Asociación Barbateña de Empresarios Pesqueros (Abempe), explicó que salía a faenar con unas perspectivas “nada alagueñas ya que nos encontramos con una sola especia, el boquerón, y la amenaza de mal tiempo”

Tomás Pacheco manifiesta que entiende la tensión que los pescadores tienen dados los pocos ingresos que reciben, a la vez que ha explicado que cada barco es una empresa y como tal a unos les puede ir mejor que a otros en la pesca y en los ingresos económicos logrados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios