Provincia

La red de las brasileñas publicó en internet fotos de Melina a cara descubierta

  • La Guardia Civil tuvo que desplegar numerosos efectivos para capturar a todos los miembros de la trama de prostitución

Melina, la mujer brasileña retenida en un piso de Chiclana, en el que la obligaban a prostituirse, se lo contó a la Guardia Civil. No sólo tenía que mantener relaciones con clientes especiales sin protección y con mujeres, sino que le hacían fotos en poses lésbicas que utilizaban como reclamo para los anuncios de los prostíbulos en pisos de alquiler que la trama que la secuestró tenía montados en Cádiz y Chiclana. Y en más de una ocasión, colgaron en internet fotos suyas a cara descubierta. en Mundoanuncio, donde el color rubio de su pelo era su tarjeta de presentación.

La Guardia Civil pudo comprobar que era cierto, que en esa web, salían fotos con su rostro. Unas imágenes que, como por arte de magia, cuando el operativo que ha permitido desmantelar la red acusada de tráfico ilegal y de inmigración clandestina con fines sexuales y amenazas llegaba a su fin, con el arresto de todos los supuestos implicados, desaparecieron de la red.

Fuentes de la investigación han explicado que tuvieron que actuar muy rápido, literalmente contra el reloj, para conseguir detener a todos los integrantes de la trama tras destapar Melina el escándalo. Y es que, tras empezar ésta a gritar y a romper los cristales y el mobiliario del piso en la que la tenían retenida por último, en la calle Palomar, en Chiclana, y mientras ésta comenzaba a relatar a los guardias su aterrador testimonio, algunos de los miembros de la red abandonaron la localidad para dirigirse hacia sus otros prostíbulos montados en Cádiz, como Casa Sara y Casa Malva.

Numerosos agentes de la Guardia Civil se sumaron a un amplio dispositivo de búsqueda en la capital, donde patearon calles y calles en busca de los pisos de alterne, logrando su objetivo: atrapar a todos. Cuatro brasileñas y tres gaditanos, dos vecinos de Cádiz y uno de Jerez, como integrantes de la trama que, con engaños, introdujo ilegalmente a Melina en España para obligarla a prostituirse, a los que el juez ha dejado en libertad con cargos. La Guardia Civil ya ha cerrado la operación, al no poder seguir "tirando del hilo" al no contar con nuevas denuncias de otras posibles víctimas.

Melina, que acababa de huir de otra trama que también la explotaba sexualmente en Italia, intenta ahora recuperarse en un centro de acogida. El Ayuntamiento de Chiclana se ha brindado a costearle el viaje de vuelta a Brasil, donde hace cinco meses dejó a sus tres hijos y a su madre para poder mantenerlos trabajando en Europa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios