Provincia

El astillero de Puerto Real empieza a llenar su despensa

  • Llegan las 7.752 toneladas de acero para los petroleros que darán trabajo a 2.500 operarios de contratas

Comentarios 4

Aunque varias horas después de lo inicialmente previsto, el astillero de Navantia en Puerto Real rejuveneció ayer varias décadas. Como se había anunciado, el primero de los tres barcos que tendrán que llegar descargaba en las instalaciones puertorrealeñas las primeras planchas de acero que servirán para la construcción de los cuatro petroleros que la empresa pública de construcción naval ha firmado con la naviera vasca Ondimar.

El barco de transporte, de nombre Banos-A, llegaba al astillero cerca de la una de la tarde, aunque la maniobra de descarga de las planchas no comenzaba hasta cerca de las cuatro de la tarde. En principio, se anunció la llegada del buque con el material para las 07:00 horas. Después, se retrasó al mediodía. Hay que decir que la llegada de varios cruceros al puerto de Cádiz podría haber motivado que el capitán del Banos o la propia Navantia decidieran aplazar unas horas la entrada. Esta operación se extenderá, previsiblemente, hasta última hora de hoy o la mañana de este viernes. Una anécdota: el buque que llegó ayer con el acero tiene bandera de Islas Marshall. ¡Bienvenido!

 

Vídeo: Julio González

 En total, como ya publicó este periódico, son 7.752 toneladas de acero las que llegaron a Puerto Real, repartidas en 3.051 piezas: 969 perfiles y 2.082 planchas. Ya, a finales del pasado mes de marzo, habían llegado al dique otros dos contenedores pero, a diferencia del de ayer, entonces se trataba de material de pequeño porte y utillaje necesario para iniciar la actividad.

Pero el de ayer no será el único buque. Según ha podido saber este periódico, el plan inicial pasa porque cada petrolero que se construirá requiera la llegada a Puerto Real de cuatro barcos: tres similares en cargamento al Banos-A (ya que interesan que sean buques de grandes dimensiones y de gran calado) y un cuarto que aportaría la que se conoce como mercancía convencional (que no es chapa), pero que supondrán elementos esenciales: turbinas, motores y hélice que, según el diseño, tiene 10 metros de diámetro. Así, se espera que entre finales de mayo y comienzos de junio llegue el próximo buque con acero para continuar los trabajos. Por tanto, solo para los cuatro petroleros tendrán que llegar al astillero de Puerto Real 15 barcos más.

 

A partir de ahora, la plantilla del astillero tendrá que encargarse de clasificar cada plancha, previo a su paso a los talleres de cabecera. Así, desde mañana, quien salga de la capital gaditana por el puente Carranza, verá cómo poco a poco se va llenando ese espacio que durante varios años ha permanecido vacío, junto a los talleres. Es el parque de planchas. Además, el astillero de Puerto Real recupera la actividad en construcción civil, algo que no se daba desde que hace unos ocho años hiciera realidad los dos buques tipo ro-ro para Trasmediterránea.

 

Ayer, el presidente del comité de empresa del astillero, Antonio Noria, quiso valorar lo especial de algo más que una imagen. "Bienvenido sea el acero", aseguró el sindicalista, quien detalló que "de inicio, esto sirve para despejar dudas, porque aún había quien dudaba de que se hubieran firmado los contratos para los petroleros". 

 

Pero, además, significó que "se abre de nuevo la puerta de la construcción civil; llevábamos muchos años sin ver esto, que llegara material para barcos civiles, y es lo que realmente importa". A juicio del presidente del comité de empresa, es previsible que ya la próxima semana comience el corte de las primeras chapas para el primero de los petroleros. En este sentido, recordó que cada petrolero tiene un tiempo de construcción estimado de 21 meses, para sumar un total de tres millones de horas de trabajo.

Pero se irán solapando. Cada uno de ellos supone 750.000 horas de faena para el astillero que, como indicó Noria, "va a suponer que se necesiten en momentos de picos de trabajo hasta 2.500 empleados de industria auxiliar, además de la plantilla".

 

Y, en este punto, el sindicalista llamó la atención sobre otro aspecto: serán los nuevos aprendices que han entrado en la factoría a través de una empresa de trabajo temporal los que se encarguen de las primeras labores. "Serán ellos, los jóvenes, los que realicen los primeros cortes de estas chapas, acompañados siempre por personal de la plantilla, pero es algo muy importante", añadió.

 

Con este hito cumplido, el próximo lunes llegará otro: el acto de inicio efectivo de los trabajos. Aunque aún no hay comunicación oficial al respecto, se espera que Navantia congregue en el dique puertorrealeño a todos cuantos han tenido que ver con la vuelta de la empresa a la construcción de petroleros. Estará el presidente de la compañía, José Manuel Revuelta; y se confía en que asista incluso el presidente del astillero coreano de Daewoo; así como los dirigentes de la naviera Ondimar, y otros clientes de esta actuación.

 

En este sentido, hay que insistir en la importancia del acuerdo comercial al que llegaron Navantia y la empresa responsable del dique coreano. Gracias a él se firmó el contrato de construcción por abaratar los costes de mercado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios