Provincia

Las antenas de telefonía dividen a los colectivos de Sanlúcar

  • La Federación de Vecinos y Ecologistas en Acción están disconformes con las conclusiones de expertos de la FEMP

Comentarios 2

La Federación de Vecinos Guadalquivir y Ecologistas en Acción de Sanlúcar mostraron ayer su desacuerdo con las declaraciones emitidas recientemente por algunos de los ponentes que participaron en la Jornada de Buenas Prácticas en Telefonía Móvil y Desarrollo Local, organizada por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Servicio de Asesoramiento Técnico e Información (SATI), celebrada en el Ayuntamiento sanluqueño.

En un comunicado conjunto, vecinos y ecologistas aclararon ayer que dichas manifestaciones iban dirigidas específicamente a técnicos de Medio Ambiente y Urbanismo de los municipios integrados en la Mancomunidad de Municipios del Bajo Guadalquivir, y decían que las emisiones de las antenas de telefonía móvil no eran perjudiciales para salud, "cuando en multitud de foros científicos, entidades sociales, seminarios, conferencias, revistas técnicas, se dice lo contrario".

Sobre los aspectos relativos a los efectos sobre la salud, ambos colectivos indicaron que "la información ofrecida no fue del todo objetiva". Según explicaron, "se afirmó que los únicos efectos importantes de las ondas radioeléctricas son los efectos de calentamiento por las microondas (efectos térmicos) y que la comunidad científica está completamente de acuerdo en esto". Además, recordaron que se hizo referencia a varios estudios importantes financiados por organismos internacionales citándose entre otros el estudio Reflex, "aunque sin decir nada de él". Al respecto, concluyeron que "de dicho estudio sí se desprende que existen efectos biológicos no térmicos, que no está completamente clara la inocuidad de la telefonía móvil y que es necesario investigar más".

Vecinos y ecologistas expusieron ayer que "es obvio que en Sanlúcar existe una gran preocupación por este problema", por lo que estas dos organizaciones "seguirán luchando para que haya una Ordenanza Municipal Reguladora de la Instalación de Estaciones Radioeléctricas con más participación e información, más protección hacia los ciudadanos según el artículo 43 de la Constitución Española, reconociendo el derecho a pronunciarse sobre la colocación de antenas, y estableciendo un máximo de exposición permitido de emisión de campos magnéticos no ionizantes, especialmente en zonas sensibles como escuelas, centros sanitarios y residencias de mayores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios