Provincia

Villamartín rompe todos sus convenios con la Universidad

  • El alcalde asegura que su partido, el PSOE, tiene "un serio problema" ante su división en la votación de respaldo a la Escuela de Enfermería que impulsa Pascual

Comentarios 37

El Ayuntamiento de Villamartín anunció ayer la ruptura de todos los convenios de colaboración que mantiene con la Universidad de Cádiz (UCA) como reacción al rechazo de la entidad académica a la Escuela de Enfermería que promueve la Fundación Pascual.

Es la primera de las decisiones que el alcalde del municipio, José Luis Calvillo (PSOE), toma tras el varapalo del Consejo Social de la Universidad de Cádiz a la solicitud de adscripción de esta escuela, que se topó el martes con el voto en contra de 14 de los 21 miembros que conforman el órgano, el apoyo de seis más y una abstención.

La suspensión de relaciones afecta a un convenio marco de impulso de actividades y líneas de trabajo e investigación sobre diferentes materias. Las más destacadas son en relación al yacimiento arqueológico de Torrevieja y el proyecto del Parque de la Historia, entre otras.

Calvillo se pronunció sobre este revés al proyecto del centro universitario asegurando que la Universidad "ya no es de Cádiz, sino de la Bahía y sus territorios afines". Adelantó, por tanto, que existen "contactos paralelos con una Universidad europea" para que pueda salir adelante la mencionada escuela.

"La Sierra no entra dentro de los cálculos de la Universidad de la Bahía. Reivindicaremos la Universidad de la Sierra de Cádiz, que vendrá de donde venga. Es posible que sea de la mano de cualquier Universidad europea, infinitamente más sensible y solidaria que esta Universidad del doctor Sales (rector de la UCA). Si para tenerla tenemos que cruzar la frontera, tengan por seguro los señores del no que lo haremos", argumentó.

Además de despacharse con el estamento universitario, Calvillo dejó de manifiesto las discrepancias en el seno del Partido Socialista con esta causa, a tenor de los votos en contra de miembros de la propia formación que no respaldaron la homologación del centro en el Consejo Social de la UCA. "El socialismo gaditano tiene un serio problema y no debe afectar a la ciudadanía, a la que acabamos de darle la espalda", criticó. "Hubo miembros del PSOE que votaron no, mientras que ha habido una línea específica a favor tanto del secretario provincial (Francisco González Cabaña) como del consejero de Gobernación (Luis Pizarro)", sentenció.

Con contundencia, Calvillo reclamó que "es hora de que la Sierra diga basta ya de abusos, de humillaciones y de no estar en los sitios de decisión". En este sentido, expresó que la comarca "no debe conformarse con que las estrategias de futuro que nos afectan se sigan haciendo en oscuros despachos de Sevilla, sin tan siquiera darnos la oportunidad de poder influir".

Y se interrogó sobre "quién está detrás de este freno al desarrollo" de la comarca y responsabilizó al Consejo Social de la UCA de que "esta zona siga estando en el vagón de cola del desarrollo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios