Provincia

El TS rebaja la pena por un alijo de 1.200 kilos de hachís

  • La sentencia revoca la condena de la Audiencia de Cádiz al único procesado porque, dice, no hay datos sobre el papel que desempeñaba entre los implicados

El Tribunal Supremo ha rebajado en nueve meses la condena que impuso la Audiencia Provincial de Cádiz al único detenido durante una intervención policial que en abril de 2007 capturó 1,2 toneladas de hachís en la costa de Conil. La nueva sentencia considera que el cargamento es relevante pero argumenta que no hay datos que sirvan para determinar qué papel desempeñaba el procesado en el grupo que organizó la operación o atribuirle la posesión, y menos exclusiva, de la droga, por lo que considera que la pena no debe ser tan elevada.

La resolución de la Audiencia es de la Sección Cuarta y condenó al procesado a 4 años y 3 meses de prisión, muy cerca del máximo de 4 años y 6 meses que permite el Código Penal para un caso de tráfico de hachís sin otras circunstancias agravantes, como la de organización, por ejemplo. El Supremo opta en cambio por condenar al procesado a 3 años y 6 meses por un delito contra la salud pública (tráfico de drogas). Admite así en parte el recurso presentado por la defensa contra la sentencia dictada por la Audiencia provincial de Cádiz.

La operación policial que capturó el alijo se desarrolló el 12 de abril de 2007 y comenzó cuando la Guardia Civil, alertada por el SIVE, acudió a la Pista Nueva de Conil porque hacia allí se dirigía una embarcación que parecía transportar hachís. Eran las nueve de la noche.

El apartado de hechos probados de la sentencia de la Audiencia, reproducido por la resolución del Tribunal Supremo, explica que los guardias que llegaron al lugar indicado por el SIVE comprobaron que el procesado y otras siete personas estaban descargando bultos de una embarcación. Esos otros siete implicados, que no fueron identificados, lograron huir y los agentes sólo consiguieron detener al procesado, que también trató de darse a la fuga al percatarse de la llegada de los guardias.

La droga intervenida, agrega la sentencia, procedía del Norte de Marruecos y había sido transportada en una embarcación semirrígida tipo zodiac de siete metros de eslora y un motor fueraborda de 60 caballos. El cargamento constaba de cuarenta fardos que contenían unos 1.200 kilos de hachís, con un valor de mercado de 1.668.000 euros.

En el lugar de los hechos se encontraba un vehículo todoterreno de propiedad desconocida, con las placas de matrícula alteradas, que estaba preparado para transportar después en tierra los fardos de hachís que el grupo de porteadores descargaba de la embarcación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios