HOSPITAL DE PUERTO REAL

De la pantalla al Hospital, por la sonrisa de un niño

  • La 'Asociación Mar Pozo. Por la sonrisa de un niño' ha donado dos coche teledirigidos al Hospital Clínico de Puerto Real, para trasladar a los pequeños hospitalizados. 

  • Los superhéroes mas aclamados han visitado la planta de Pediatría

Comentarios 1

“Son las decisiones las que nos hacen ser quienes somos. Y siempre podemos optar por hacer lo correcto”. Lo decía uno de los personajes de ficción más aclamados de la historia, Spiderman (el hombre araña), en una de las películas que protagonizó para Marvel. Y esta filosofía arácnida la cumple a rajatabla Manuel Pozo, creador de la ‘Asociación Mar Pozo. Por la sonrisa de un niño’, aunque este martes se había metido en la piel de IronMan.

Manuel tiene claro qué es lo correcto en la entidad que fundó junto a su mujer, Mar González, y su hija, Mar Pozo, que sufrió las consecuencias del cáncer. “Queremos llevar sonrisas a los hospitales, que los niños y niñas se diviertan y olviden el mal trago de estar ingresados”, explica Manuel.

Y no cabe ninguna duda de que lo están consiguiendo. La planta de Pediatría del Hospital Clínico Universitario de Puerto Real recibió la visita de algunos de los superhéroes más aclamados por los pequeños: Spiderman, IronMan, Pantera Negra, Capitán América o Ladybug, entre otros. Y además no lo hicieron con las manos vacías. Gracias a la Asociación, entregaron al Hospital dos coches teledirigidos que servirán para trasladar a los pequeños cuando tengan que acudir a quirófano o a otra sala para someterse a pruebas médicas.

Es una forma de que ese trayecto, a veces un tanto traumático para los niños y niñas hospitalizados, se haga de una forma más divertida. Ya este martes algunos de los menores que se encontraban en el Hospital pudieron probar los coches dirigidos por los superhéroes, que representaron miembros de la Asociación y los propios profesionales del centro hospitalario.

Fue el caso de Nacho Vila, el maestro del Aula Hospitalaria que se atrevió a dar vida al Capitán América. “Todos colaboramos con esta iniciativa porque nos parece muy interesante. Lleva mucha alegría a los niños ingresados”, decía Vila.

Tras la máscara de Spiderman se escondía uno de los pediatras del Clínico, y la estudiante de Medicina, Lucía Iglesias, se metió en la piel de ladyBug, para hacer disfrutar a los pequeños. “La experiencia de dejar la bata es genial, muy bonita. Está bien salir de la rutina y ver a los niños felices y sonreír”, explicaba la joven estudiante de sexto curso de Medicina, quien reconocía entre risas que “hoy cuando me he despertado no me podía imaginar que iba a acabar vestida así, pero me encanta”.

La visita no solo revolucionó a los pequeños. El personal del hospital no pasó por alto la televisiva aparición y aprovechó para inmortalizar el momento fotografiándose con algunos de los personajes.La cita fue otro éxito para la Asociación que encabezan Manuel Pozo y Mar González, a quienes les cambió la vida cuando a su hija le diagnosticaron un cáncer.

“Cuando Mar se sometía a la quimioterapia nos decía que se le quedaba muy mal sabor de boca, como un amargor, así que empezamos a acudir llevando alguna golosina pequeña o una bolsita de picotas para intentar paliarlo”, explica Mar González.

Poco a poco, la bolsa fue creciendo para compartirla con el resto de pequeños que también se sometían a este delicado procedimiento. “Fue mi hija quien propuso que podríamos hacer camisetas, venderlas y comprar golosinas para llevarlas a la quimio, e hicimos 50 unidades por probar”. Para sorpresa de Manuel y Mar, la iniciativa gustó mucho y continuaron con ella ampliando la venta a otros materiales como tazas o pulseras, y nació la “Asociación Por la sonrisa de un niño”.

De las golosinas y picotas pasaron también a juguetes, materiales didácticos o cápsulas con los símbolos de los superhéroes que cubren los goteros de la quimioterapia para minimizar el impacto visual en los niños y niñas.

El proyecto sigue adelante tras la recuperación de Mar y ahora sigue creciendo con iniciativas como la que ahora ha llegado al Hospital de Puerto Real. “Queremos llevar dos coches a cada hospital de Andalucía”, dicen. Lo hacen poco a poco y con mucho trabajo, ya que los medios con los que cuentan son muy limitados y todo depende de su propio esfuerzo y de la ayuda que reciben de gente que, como ellos, llevan la solidaridad por bandera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios