Provincia

La Policía Local controlará el consumo de alcohol en la calle

  • La concejala de Seguridad Ciudadana dice que su trabajo "no tiene un fin recaudatorio o represivo, sino disuasorio"

El Consistorio conileño ha apuntado que el operativo especial puesto en marcha cada año por estas fechas para combatir el botellón siempre da sus frutos y, en esta línea, "el número de jóvenes bebiendo alcohol en las calles se va reduciendo, hasta el punto que el botellón como tal no existe en la ciudad", según ha destacado la concejala de Seguridad Ciudadana y Tráfico, Pepa Amado.

La edil de Izquierda Unida ha subrayado que "se seguirá persiguiendo con firmeza el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública en toda la ciudad de Conil, haciendo especial hincapié en los lugares donde se puedan producir molestias a los vecinos".

Así, apuntó que "el control va a continuar, si bien las estadísticas manejadas por la Policía Local muestran una resistencia cada vez menor a su cumplimiento, que prohíbe de forma expresa el consumo de bebidas alcohólicas en la calle en todo el término municipal".

La concejala de Tráfico y Seguridad Ciudadana, recuerda que "el objetivo de la medida no es imponer sanciones, sino tratar de evitar el botellón y, sobre todo, los efectos que a veces trae consigo, como consumo de alcohol en menores, ruidos, suciedad y vandalismo, entre otras".

Por eso insiste Amado en que "el trabajo de la Policía Local no tiene un fin recaudatorio o represivo, sino disuasorio".

No obstante, Pepa Amado insiste en que "la Policía Local no dudará en abrir expedientes sancionadores que acarrearán multas de 300 euros si no desisten de su actitud".

La edil conileña asegura que "en Conil no hay botellón, no está autorizado, es una decisión firme. Debemos evitar las molestas consecuencias que acarrean actividades de ocio como esta, proteger el descanso y el ocio tranquilo de ciudadanos y turistas de todas las edades que quieren descansar y también divertirse, pero sin las molestias, ruidos, peligrosidad y suciedad que acarrean aglomeraciones dedicadas al consumo de alcohol en la calle", apostilla.

Fue el uno de julio del año 2010 cuando entró en vigor de la Ordenanza Municipal que prohibía el consumo de bebidas alcohólicas en las calles de Conil, siendo alcalde, Antonio Roldán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios