Provincia

Plan de choque social

  • Fuente Amarga y la Plaza Mayor serán objeto de un diagnóstico tras ser catalogadas por la Junta como zonas desfavorecidas. La medida se centra en paliar el paro y deficiencias de estos enclaves

La Estrategia Regional Andaluza para la Cohesión e Inclusión Social, que pretende mejorar la calidad de vida de los habitantes, ha incluido recientemente en su catalogación de zonas desfavorecidas a dos barrios de la localidad como son Fuente Amarga y la Plaza Mayor, donde se procederá antes de final de año a un exhaustivo estudio para paliar deficiencias de carácter social como el paro, la educación, la prestación de servicios públicos o la convivencia, entre otros aspectos.

En la provincia se han incorporado a dicha estrategia un total de 18 zonas de 13 municipios, lo que beneficiará a alrededor de 150.000 personas. En el caso de Chiclana las zonas elegidas, según criterios e indicadores de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, es el entorno de Fuente Amarga y la Plaza Mayor, enclaves con una población estimada que ronda los 9.000 habitantes.

La iniciativa afectará a unas 9.000 personas que conviven en las dos barriadas chiclaneras

El objetivo de esta iniciativa es la mejora de la inserción socio-laboral de las personas residentes en los barrios desfavorecidos identificados, que se encuentren en situación de riesgo o exclusión, y el acceso a los distintos sistemas de protección social, especialmente a los servicios sociales, salud, vivienda, educación y empleo. Se trata de establecer los mecanismos que permitan acceder a las personas residentes en zonas desfavorecidas a sistemas de protección social.

Para desarrollar esta iniciativa se procederá en una primera fase a desarrollar un diagnóstico o análisis de las zonas desfavorecidas como es el caso de Fuente Amarga y la Plaza Mayor; en este último enclave se centrará en Barrio Nuevo, la calle La Rosa y el entorno de la zona de El Castillo.

La financiación para llevar a cabo esta medida procede en un 80% del Fondo Social Europeo a través de la 'Estrategia Regional Andaluza para la cohesión e inclusión social. Intervención en zonas desfavorecidas' (ERACIS) y el 20% restante a través de la Junta de Andalucía.

Así, para intervenir en Fuente Amarga y la Plaza Mayor se hace preciso elaborar un plan local para acceder a la financiación. Para ello se establecen dos líneas de subvenciones. La primera para el diseño y elaboración de los planes locales de intervención. La segunda para la implantación, desarrollo y ejecución de las estrategias locales, con un refuerzo de personal en los servicios sociales comunitarios.

La subvención prevé para la línea primera un importe de unos 6.000 euros destinados a la contratación de una persona que pueda prestar apoyo a los trabajadores de Servicios Sociales que están elaborando los planes de intervención. La línea tiene un plazo para su desarrollo de tres meses. Debe recoger una planificación para el desarrollo del plan de 4 anualidades desde el 1 de septiembre de 2018 hasta el 31 de agosto de 2022, que es en el periodo en que se desarrollará la segunda línea.

El plan deberá ser diseñado de forma participada por las áreas municipales de Servicios Sociales, Educación, Mujer Juventud, Fomento, Salud y Vivienda, así como entidades sin animo de lucro que intervengan en la zona. Además, este plan de intervención debe incluir un informe de impacto de género.

En relación al análisis de los aspectos a mejorar en Fuente Amarga y la Plaza Mayor deberán considerarse cuestiones como deficiencias en dotaciones, así como en el funcionamiento de los servicios públicos básicos; problemática de empleo y formación; situación general de la vivienda y edificios residenciales; los colectivos vulnerables (familias monoparentales, minorías étnicas e inmigrantes, personas con problemas de adicción, parados de larga duración…); así como problemas de segregación interna en la zona y problemas críticos de seguridad. Además, debe realizarse un análisis específico sobre la situación de la ocupación laboral de los residentes, su nivel de instrucción y perfil de cualificación profesional o los resultados de iniciativas de autoempleo y economía social.

De la interpretación del conjunto del análisis se obtendrá un diagnóstico de los problemas y necesidades de la zona, así como de los recursos y oportunidades existentes, que deberá recoger aportaciones de quienes trabajan o residen en las zonas, convirtiéndose en uno de los principales instrumentos del seguimiento de la intervención.

En este sentido, la portavoz del Gobierno municipal, Cándida Verdier (PSOE), manifestó que se trata de una "buena oportunidad" al considerar que este plan de intervención en Fuente Amarga y la Plaza Mayor mejorarán, por un lado, la calidad de vida de estas zonas de la ciudad y, por otra parte, procurará empleo de trabajadores sociales (psicólogos, educadores, monitores de talleres, etc.) que serán contratados para reducir las deficiencias de dichas zonas desfavorecidas en la que conviven alrededor de 9.000 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios