Provincia

Navantia vincula su futuro a nuevos pedidos por valor de 11.000 millones

  • La Bahía se beneficiaría de un "gran buque de transporte militar" para Puerto Real, el BAM y las corbetas para San Fernando

Comentarios 2

Ayer se entró de lleno en la negociación del plan estratégico de Navantia. En la segunda reunión celebrada entre la empresa pública, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y las federaciones sindicales con representación en la compañía naval, las partes centraron el debate en los dos primeros pilares de dicho plan: el comercial y el de eficiencia operativa y Astillero 4.0.

Según detallaron a los sindicatos los responsables públicos, Navantia pretende afianzar todas las factorías y sus plantillas con una cartera de pedidos próxima a los 11.000 millones de euros. Para ello, según indicó ayer en una nota de prensa, pretende incrementar los ingresos ejecutando los programas en vigor, impulsando la contratación en los ámbitos militar nacional y de exportación y desarrollando modelos de negocio/servicios con mayor valor añadido.

La compañía persigue "mejorar los márgenes con reducción de costes y optimizando procesos"

Navantia insistió ayer en algo que ya dejó entrever tras la primera reunión, su clara apuesta por los contratos con el Ministerio de Defensa. Así, trasladó a los representantes sindicales que su primera línea de actuación será atender las necesidades de la Armada Española mediante la consolidación del programa de submarinos S-80 (Cartagena) y la construcción de las fragatas F-110 (para Ferrol). Pero incluyó otros dos programas de los que saldría beneficiada la Bahía de Cádiz. Uno es ya conocido, el de los Buques de Acción Marítima (BAM). Según pudo saber ayer este periódico, en el seno de Navantia tienen fundadas esperanzas en que la nueva unidad cuya licitación ya ha anunciado la Armada sea construida, precisamente, en la Bahía.

Pero la gran novedad, anunciada ayer por Navantia, es la construcción de un buque de transporte de material. Se trataría de un nuevo barco de extraordinarias dimensiones que, por tanto, tendría un perfecto encaje en el dique de Puerto Real. Sería la gran apuesta de la empresa pública por este astillero una vez finalicen los cuatro petroleros, y que generaría gran cantidad de mano de obra. El cliente sería el Ejército de Tierra.

De hecho, a mitad del año pasado ya se anunció que estudiaba el reemplazo de los dos buques de transporte logístico del Ejército, El Camino Español (en la imagen superior) y el Martín Posadillo, ambos al final de su vida útil.

Pero no fueron los únicos objetivos lanzados ayer a los sindicatos en la segunda reunión. Navantia explicó que su objetivo es "reforzar la eficiencia y viabilidad de la compañía, potenciando su impacto sobre las áreas económicas donde se ubican sus astilleros". Por esta razón, detalló que ha diseñado un plan estratégico "con los ambiciosos cambios que necesita la empresa para adecuarse a las actuales condiciones del mercado".

Así, se basará en tres "pilares fundamentales": un plan comercial (ingresos), un plan de eficiencia operativa y un plan de rejuvenecimiento de plantilla. Este último, añadió la empresa, "incorpora un plan de formación y un nuevo marco laboral que permita el desarrollo de un convenio único flexible y competitivo".

El plan de eficiencia operativa, detalló la compañía pública, persigue mantener el nivel de ocupación en todos los centros, "impulsado por un nuevo ciclo inversor del Ministerio de Defensa y los avances en la internacionalización de la compañía, especialmente en Arabia Saudí y Australia". En este sentido, la compañía indicó que "impulsará la actividad en el ámbito militar de exportación, para lo que pretente la captación de los contratos con Arabia Saudí y Australia y la consolidación de la presencia internacional".

Navantia también adelantó ayer a los sindicatos que incrementará la venta de servicios y fomentará nuevos modelos de negocio que presenten mejores márgenes e ingresos estables en el tiempo: reparaciones (donde destaca el mantenimiento de los destructores de la US Navy y los gaseros), Apoyo al Ciclo de Vida (ACV) y Transferencia de Tecnología (ToT) serán los objetivos principales. Esto, aseguró, "se complementará con actividad civil, principalmente en el sector de eólica-offshore (jackets), y en oportunidades rentables de construcción de buques civiles".

La empresa también dejó claro que su plan de eficiencia operativa busca "mejorar los márgenes, potenciando la eficiencia de la compañía mediante la reducción de costes y la optimización de los procesos". De hecho, recordó que ya ha iniciado la reorganización "potenciando la visión del negocio con especial atención a la cuenta de resultados y la gestión por producto". "La excelencia operativa es un objetivo primordial, de ahí el avance esperado con la implantación del sistema de gestión operativa de Navantia (Timón)".

Y, cómo no, otro punto clave será "potenciar la transformación de los astilleros a partir de la digitalización como herramienta fundamental de sus procesos, productos y modelo de negocio, modernizando las instalaciones para nuevos programas (Astillero 4.0)".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios