Provincia

El comité estatal de Navantia alerta del "riesgo" de derivar trabajo a Cádiz por interés político

  • Su presidente, Ramiro González, teme que se "dé la vuelta al mapa" y se perjudique a Galicia

Comentarios 1

El presidente del comité intercentros y del comité de empresa de Navantia Ferrol, Ramiro González (CCOO), aprovechó ayer una protesta en la ciudad gallega para lanzar una advertencia sobre el posible desvío de actividad a los astilleros de la Bahía de Cádiz por razones políticas y en detrimento de los centros gallegos. González, cabecilla sindical de la empresa naval a nivel nacional, alertó de los "riesgos más que evidentes" de que por intereses políticos se acabe por "dar la vuelta al mapa" y se derive carga de trabajo hacia el sur de España y se perjudique a los astilleros gallegos en los que trabajan entre "5.000 y 6.000" personas, entre empleo directo e indirecto, según informó ayer Europa Press.

La crítica tiene como fondo la reivindicación del astillero de Fene de asumir programas civiles y no sólo militares, como se acordó, al igual que en el caso de San Fernando, en la última reconversión naval que supuso la transición de Izar a Navantia. El comité de Fene mantiene desde hace tiempo duras protestas contra la actual organización y reclama poder acceder a proyectos civiles, una actividad que tiene asignada en exclusiva el astillero de Puerto Real. Esta distribución deriva de los acuerdos alcanzados con la Sepi y la Unión Europea en diciembre de 2004 después de que se detectara un fraude milmillonario en la gestión de las ayudas recibidas durante la era Izar. Según dicho pacto, Navantia mantendría abiertos los centros de Cádiz, San Fernando, Puerto Real, Ferrol, Fene y Cartagena, todos ellos militares salvo Puerto Real, que podría recibir encargos tanto de las Armadas como de empresas (los dos ro-ro de Acciona o los catamaranes para el Consorcio de Transportes de la Bahía de Cádiz, por ejemplo).

González hizo esta dura aseveración en plena campaña electoral gallega y en el marco de la negociación del convenio colectivo. Fue ante unos 2.000 trabajadores de la plantilla principal de Navantia Ferrol y Fene, las industrias auxiliares y el colectivo de prejubilados, que se manifestaron ayer en Ferrol para exigir compromisos políticos concretos con este sector, lejos de la "autocomplacencia" de la carga de trabajo prevista, y para advertir a la empresa de que "el dinero envenenado" de la subida salarial del convenio no servirá para parar sus quejas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios