Provincia

"Miedo no, sentí lo siguiente"

  • Un médico recuerda cómo un paciente le agredió y le amenazó de muerte

Abel, médico de familia, terminaba su turno de consultas en un centro de salud de un entorno rural y empezaba a preparar el papeleo para las urgencias y las visitas domiciliarias. Pero, de pronto, un joven entraba por la puerta. Bueno, más bien, la golpeaba y gritaba exigiendo ser atendido. "Y acababa de llegar. Yo le dije que tranquilo, que lo iba a atender, y cerró la puerta golpeándola contra la pared y le dio una patada a la camilla con fuerza", recuerda Abel Saldarreaga, que en ese momento, se sintió encerrado en la consulta.

Cuando pudo salir le dijo al celador que avisara a la Policía mientras el paciente le insultaba y amenazaba. "Te voy a matar, a rajar el cuello, sé donde vives", y ese tipo de afirmaciones tuvo que soportar este profesional. Pero fue a más. Ya en los pasillos recibió un puñetazo en el pecho y una patada en el abdomen mientras que compañeros y personas que esperaban para ser atendidas intentaban evitarlo.

"Miedo no, sentí lo siguiente. Pánico", recuerda este médico con 18 años de carrera y 11 como médico de familia. "Me sentí indefenso, sin capacidad de reacción, con mi bata, en mi centro de salud". Abel, que estuvo unos días de baja y recibió atención psicológica, denunció los hechos, así como otro episodio de amenazas que sufrió trabajando en la UVI móvil.

"Vivimos muchas situaciones dramáticas, de incertidumbre, de personas enfermas con pronósticos nefastos y yo me preparo para tener especial sensibilidad, para acompañarlas lo mejor que pueda", afirma. Por eso, no entiende que haya que trabajar "bajo la presión añadida del miedo, es innecesario", resalta en contra de cualquier tipo de violencia.

Abel agradece la "compresión y cariño" que recibió tras la agresión del Colegio de Médicos, su asesoría jurídica así como el apoyo del propio SAS.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios