Provincia

El Mercado de Sabores atrae a Doña Blanca a los visitantes

  • La afluencia de público desbordó las previsiones de los organizadores

El poblado de Doña Blanca recibió ayer una afluencia inusitada de visitantes con motivo del Mercado de Sabores organizado por la Concejalía de Agricultura y pesca del Ayuntamiento, con la coordinación del Grupo de Desarrollo Urbano de la Campiña de Jerez, al que pertenece la ciudad.

Un total de doce puestos abrieron sus puertas en torno a la plaza central de poblado, que contó con una presencia constante de visitantes hasta las dos de la tarde. Además de los puestos funcionó durante toda la mañana un castillo hinchable y actividades para los más pequeños.

En esta primera experiencia, calificada de "piloto" por el concejal de Agricultura, Antonio Jesús Ruiz Aguilar, se ha contado sólo con una docena de puestos hasta no comprobar la aceptación del público, teniendo en cuenta que era un día festivo y que se trata de un emplazamiento al que hay que dirigirse expresamente, a unos seis kilómetros del casco urbano. Ni el propio concejal se creía ayer el gran tirón de público registrado, ya que como él mismo constató "ha estado llegando gente durante toda la mañana, unos llegaban y otros se iban, pero desde las diez hemos contado con una gran participación de público", dijo.

Esta iniciativa del Mercado de Sabores ya se había desarrollado con anterioridad por iniciativa del Grupo de Desarrollo Rural de la Campiña en la vecina ciudad de Jerez, pero en El Puerto ha sido la primera experiencia.

Ruiz Aguilar quiso agradecer su colaboración a los vecinos del poblado de Doña Blanca, a la Comunidad de Regantes de la zona y a las distintas asociaciones de comerciantes que han participado en el proyecto. Varios de los puestos no solo ofrecían la venta de sus productos sino también degustación de los mismos, lo que contribuyó a animar el mercado.

Como destacó el edil de Agricultura, con esta iniciativa no sólo se persigue un fin económico, el de la promoción de los productos autóctonos, sino que se pretende acercar a los portuenses al medio rural, que para muchos es muy desconocido. "Incluso algunas personas de El Puerto me han dicho que nunca habían estado en el poblado de Doña Blanca", señaló.

De los doce comerciantes que han participado en esta primera experiencia, cinco son de El Puerto (chacinas de hermanos Moreno, artesanía con reciclaje del centro la Arboleda Perdida; artesanía y bisutería de Conchi López, decoración y restauración de la asociación de mujeres de la Sierra de San Cristóbal y dulces artesanos de las monjas del Espíritu Santo). El resto de los puestos procedían de diversos enclaves de la campiña y ofrecían pastelería tradicional, vinos ecológicos, miel, embutidos, salazones y ahumados, mermeladas, aceitunas, pan de campo y productos de la huerta tradicional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios