Provincia

La Junta tumba el circuito de velocidad de Arcos por su elevado impacto

  • El proyecto ubicado en la finca Las Hoces, en el término arcense, está próximo al núcleo de Bornos, cuyo Ayuntamiento se ha enfrentado por las consecuencias paisajísticas y acústicas

El proyecto iría ubicado en el margen izquierdo de esta imagen, cerca del pantano y frente al municipio de Bornos. El proyecto iría ubicado en el margen izquierdo de esta imagen, cerca del pantano y  frente al municipio de Bornos.

El proyecto iría ubicado en el margen izquierdo de esta imagen, cerca del pantano y frente al municipio de Bornos. / d.c.

Comentarios 4

La Junta de Andalucía tumba el proyecto del circuito de velocidad de Arcos, que estaba previsto ubicarse cerca del pantano de Bornos al considerar que es "inviable" ya que su construcción "supondría un elevado impacto sobre el paisaje de la zona que es difícil que se pueda minimizar".

La Consejería de Medio Ambiente se pronuncia así en el dictamen del informe de evaluación ambiental necesario para otorgar la autorización ambiental unificada, que es el último paso que el proyecto necesitaba para ver la luz. Tras este informe desfavorable, el proyecto del circuito ubicado en la finca Las Hoces, en el término de Arcos, pero muy cerca del núcleo urbano de Bornos y promovido por la empresa Arcos Sun Invest, de capital belga, pierde fuelle. No obstante, los promotores tienen aún un trámite de audiencia de 15 días, según los procedimientos administrativos para recurrir este dictamen, e incluso, plantear un contencioso. El proyecto del circuito de velocidad, cuya inversión ronda los 18 millones, ha enfrentado a los Ayuntamientos de Arcos y Bornos. El Consistorio bornense rechazó, desde un primer momento, esta actuación urbanística por el impacto paisajístico y natural que acarrearía para su término municipal, presentando alegaciones al proyecto, junto con grupos conservacionistas como Ama Natura, una plataforma ciudadana, que recogió 1.700 firmas en contra y Ecologistas en Acción. El Ayuntamiento de Arcos siempre dijo que lo apoyaría si cumplía con todos los parabienes legales.

En su informe ambiental, la Junta dice que "la implantación del trazado de velocidad puede suponer un impacto elevado sobre el paisaje que difícilmente podrá ser minimizado, aún cumpliéndose las medidas correctoras y protectoras establecidas en el estudio de impacto ambiental y demás documentación aportada por el promotor". Una de las principales conclusiones que arroja el estudio de la documentación es que "se evidencia que la construcción de esta infraestructura con los elementos planteados en el proyecto generará impactos visuales de relevancia, sobre todo, sobre el núcleo de población de Bornos y sobre la Angostura de Bornos", dice la Junta. Y añade que "si bien el proyecto se desarrollaría en el término municipal de Arcos, serían los vecinos del municipio colindante los que sufrirían los potenciales impactos ambientales. Del mismo modo, respecto al impacto acústico, para cumplir con los objetivos de calidad establecidos por la normativa el proyecto podría incluir la adopción de medidas correctoras tales como pantallas acústicas o mamparas, lo que aumentaría aún más el impacto paisajístico del trazado". Hay que destacar que en la documentación aportada por el promotor "no se aportan posibles alternativas de ubicación de este proyecto en zonas en las que las afecciones ambientales pudieran ser menores", dice la administración autonómica.

El circuito de velocidad se proyecta para probar nuevos modelos de vehículos, también para uso privado y aspira a su homologación por parte de la Federación Internacional Automovilística (FIA). La parcela donde se desarrolla el proyecto, según el plan general vigente de Arcos, se encuentra en suelo no urbanizable especialmente protegido y cuenta con una superficie de 389.084 metros cuadrados. Además del trazado, este circuito que se inspira en el Ascari, de Ronda, contaría con un edificio paddock para los pilotos, garajes, un helipuerto de uso restringido y una cafetería, entre otros. El alcalde de Bornos, Hugo Palomares (IU), expresó ayer su "satisfacción moderada porque la Junta nos da la razón". Dijo que la institución municipal "no se opone a la construcción de este circuito sino a la ubicación del mismo". Según Palomares su impacto sería contrario para su pueblo y su desarrollo sostenible y turístico. "Estaría ubicado a menos de 1.500 metros de distancia de la misma puerta del Consistorio y a unos 900 metros de viviendas. Por no hablar de que afectaría a la flora y fauna del pantano", dijo. El regidor de Bornos piensa que tras este informe ambiental desfavorable "el proyecto no seguirá adelante con estas premisas".

Este proyecto de circuito en la finca Las Hoces obtuvo en su día el apoyo del gobierno del Partido Popular, en Arcos . También, el gobierno del PSOE de Isidoro Gambín lo ha respaldado por la generación de empleo que comportaría para Arcos y los pueblos colindantes. El gobierno arcense tiene previsto valorar hoy el alcance del informe de la Junta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios