Tragedia de Los Caños

La Junta “ayudará en lo que pueda” para que los cadáveres lleguen a sus familias

  • El Gobierno andaluz exige que la UE esté “a la altura” del drama de la inmigración

  • Rescatan el cuerpo de la víctima número 19 en el naufragio de la patera de la playa de Los Caños

Trágica imagen de uno de los cuerpos aparecidos esta semana en la playa de Los Caños, concretamente el noveno cadáver. Trágica imagen de uno de los cuerpos aparecidos esta semana en la playa de Los Caños, concretamente el noveno cadáver.

Trágica imagen de uno de los cuerpos aparecidos esta semana en la playa de Los Caños, concretamente el noveno cadáver. / Julio González

Comentarios 6

El vicepresidente de la Junta y consejero de Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrios, aseguró ayer que la Junta “intentará ayudar en lo que pueda” para que los cadáveres recuperados de la patera que hace una semana naufragó en la playa de Los Caños de Meca, en el término municipal de Barbate, y que se elevan ya a 19, puedan llegar a sus familias y “puedan ser enterrado como ellos deseen”.

Así, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Jiménez Barrios, lamentó “profundamente en nombre de los andaluces y su Gobierno” el fallecimiento de inmigrantes en las costas andaluzas en las últimas semanas. “Lamentarlo, acompañar a sus familiares, e intentar ayudar en lo que pueda la Junta de Andalucía para que los cadáveres puedan llegar a sus familias”.

Asimismo, Jiménez Barrios ha señalado que “hay que alzar la voz” porque “el drama humano que está viviendo, la UE y los gobiernos de los diferentes países tienen que ser lo suficientemente sensibles para entender que hay que dar una respuesta importante para evitar que el mar nos traiga cadáveres de personas que solo intentan mejorar sus condiciones de vida”.

“Esa es la respuesta del Gobierno andaluz que ha trasladado permanentemente al Gobierno de España, entendiendo que la política migratoria tiene que ser también una respuesta de la democrática UE que entre todos hemos tenido la tenido la posibilidad de construir y que debe ser la Europa de las personas y dar una repuesta a la altura del drama que se está viviendo”, manifiesta.

La Guardia Civil rescataba ayer el cadáver de otro de los inmigrantes de la patera que naufragó el 5 de noviembre en Caños de Meca, con lo que el número de víctimas se eleva ya a 19 personas. El cuerpo fue hallado sobre las 10.00 horas de la mañana de ayer en el agua en las inmediaciones del Faro de Trafalgar, a poca distancia del lugar en el que la patera naufragó.

Cabe recordar que veintidós supervivientes fueron localizados, ateridos de frío, en la playa de Caños de Meca, que alcanzaron a nado, sobre las cuatro de la madrugada del lunes 5, después de que la patera en la que viajaban hacinados chocara con unas rocas y se resquebrajara.

Dos de los supervivientes son el patrón de la patera y su ayudante, que han sido detenidos y están en prisión.

Las redes de emigración ilegal activas en el oeste del Mediterráneo imponen un monto adicional de 500 euros para cada pasajero que quiere llevar chaleco salvavidas durante el viaje rumbo a España, según recoge EFE del diario marroquí Al Ahdaz al Magribiya.

En un artículo firmado por su corresponsal en Tetuán, el diario revela que el precio más barato de un viaje en patera desde Marruecos hacía las costas españolas es de 2.000 euros por persona, pero las mafias de la emigración añaden 500 euros a este coste para los emigrantes que quieren utilizar el chaleco.

La fuente explicó que las mafias aprovechan la presión de los flujos migratorios para aumentar el precio de los viajes e imponer esas nuevas medidas, y añaden la paradoja de que un chaleco salvavidas cuesta solo 30 euros en el mercado legal marroquí.

El rotativo insiste, según EFE, en que el coste de los viajes ilegales depende del nivel de seguridad de la patera y de los viajeros y que la navegación en pateras viejas de madera y repletas de emigrantes es menos costosa que viajar en modernas lanchas neumáticas y con compañía de unos pocos emigrantes. Precisó que el precio puede variar entre los 2.000 y los 6.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios