José Sánchez | Estudiante del IES La Salina

José Sánchez, premio a la tenacidad y reconocimiento de su ciudad

  • Participó en las Olimpiadas Internacionales de Geología tras pasar la provincial y la nacional

  • La delegación española, de la que formaba parte, consiguió un total de seis medallas

José Sánchez posa, con su medalla de plata de las Olimpiadas de Geología, hace unos días. José Sánchez posa, con su medalla de plata de las Olimpiadas de Geología, hace unos días.

José Sánchez posa, con su medalla de plata de las Olimpiadas de Geología, hace unos días. / román ríos

Comentarios 1

La noticia de que un joven isleño había ganado una medalla en las Olimpiadas Internacionales de Geología corrió como la pólvora por las redes sociales de los ciudadanos de San Fernando. Suele ocurrir que cuando un vecino de una localidad consigue un logro de estas características todos se hagan eco. Sin embargo, la situación que José Sánchez está viviendo no deja de ser una sorpresa para él. El alumno del IES La Salina asegura que no se esperaba que un premio así pudiera tener tanta repercusión. "Imagino que cuando lo vives desde dentro la percepción es diferente a como se ve desde fuera", comenta.

"Cuando me di cuenta, la noticia de lo que habíamos conseguido en Tailandia ya contaba con 400 retweets", recuerda el estudiante. Un tuit que llegó lejos gracias al empeño que puso su profesor, Jerónimo Moreno, en dar a conocer a todo el mundo los logros que había conseguido su alumno.

El docente ha sido uno de los grandes artífices de este logro ya que consiguió que Sánchez se presentase al torneo. El propio estudiante cuenta que "estoy totalmente agradecido por todo el empeño que ha puesto en que esto se hiciera realidad. Sin él no hubiera sido posible". Alumno y profesor comenzaron su andadura cuando Sánchez aún se encontraba en segundo de la Secundaria y participó en unas clases sobre cristalización que Romero impartía fuera de horario. Algunos años después Sánchez vuelve de las Olimpiadas Internacionales de Geología con una medalla bajo el brazo.

Pero el camino no ha sido fácil. El proceso para conseguir alcanzar esta última fase consta de dos pruebas previas: la provincial y la nacional. De hecho, antes de esta edición se había presentado en dos ocasiones y no habían tenido éxito. "La primera vez que fui a la provincial lo hice por probar, no me prepare ya que solo quería ver cómo era", relata Sánchez, quien también asegura que "la segunda vez si que trabajé. Me ayudo mi profesor y ha sido la vez que más lo he intentado, pero por desgracia tampoco hubo suerte". Sin embargo, a la tercera fue la vencida, y tras varias pruebas consiguió ser uno de los elegidos para acudir a la internacional, "aunque no entrené tanto, las pruebas salieron bien", reconoce.

Y así fue, tras conseguir pasar las pruebas nacionales que se celebraron en Segovia: José se marchó finalmente a la ciudad de Kanchanaburi, en Tailandia, para competir con una delegación española en las Olimpiadas Internacionales de Geología. Una posibilidad que no hubiera sido posible, según afirma el estudiante, sin la ayuda de la organización en España. "Me gustaría mostrarles mi agradecimiento porque sin que el Gobierno les ofreciera ningún tipo de financiación consiguieron llevarnos a Tailandia", cuenta. Además, se encargaron de impartirles un curso de una semana en Madrid para que fueran preparados y estuvieran listos para las varias pruebas ante las que se tendrían que enfrentar.

Las Olimpiadas tuvieron una duración de 9 días, desde el 8 al 17 de agosto, en la que los estudiantes provenientes de muchos países se enfrentaron a todo tipo de pruebas. Estas se dividieron en pruebas individuales y grupales, además de prácticas o teóricas. Para Sánchez, las pruebas teóricas fueron las más sencillas. Él mismo explica que "veías que la gente salía del examen teórico con cara de alegría, pero cuando terminábamos los prácticos las expresiones eran muy diferentes".

Algunas de las pruebas de grupo consistían, por ejemplo, en que les dejaban algún tiempo en un campo desconocido y durante unos minutos tenían que analizar todos los elementos posibles que se encontraran en la zona. Finalmente tenían que realizar una presentación con todo lo que habían averiguado frente a un jurado de expertos.

Una de las pruebas que más impresionó a Sánchez por su dificultad y que más quebraderos de cabeza dio a los españoles fue la siguiente: "Nos hablaron de un problema que está ocurriendo en Bangkok, cuya superficie se está hundiendo". Así que la prueba consistía en estudiar el problema y presentarles nuestras posibles soluciones", recuerda.

Finalmente, la expedición volvió a España con una medalla de oro y tres de plata en las pruebas individuales, y una de bronce y una de plata para los proyectos individuales. Sin embargo, para Sánchez las medallas no tienen tanta importancia, "al final conseguir medallas no era lo más complicado, llegar hasta allí y vivir la experiencia sí que ha merecido la pena".

En estos momentos, el joven isleño, en el que se tienen depositadas muchas esperanzas para el futuro, se encuentra en el año en el que finalmente abandona el instituto y da el paso a la universidad. Su decisión ha pasado por marcharse fuera de Cádiz y volar hasta Oviedo, donde estudiará un doble grado de Física y Matemáticas. "La verdad es que todavía no tengo muy claro a qué es a lo que me quiero dedicar y lo he escogido porque quiero probar cosas diferentes",cuenta. Hace unos días José, acompañado de sus padres, fue recibido por la alcaldesa, Patricia Cavada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios