Constitución Española

José Pacheco defiende los derechos de los inmigrantes ante quienes los cuestionan

  • "Son personas. Podría ser yo mismo o cualquiera de ustedes", dice el subdelegado del Gobierno en Cádiz

Alumnos del Colegio Público Albarracín, de El Bosque, durante la lectura de artículos de la Constitución. Alumnos del Colegio Público Albarracín, de El Bosque, durante la lectura de artículos de la Constitución.

Alumnos del Colegio Público Albarracín, de El Bosque, durante la lectura de artículos de la Constitución. / Lourdes de Vicente

Comentarios 12

El subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco, defendió ayer los derechos de los inmigrantes, “tan cuestionados para algunos”, dijo, en el acto que conmemoró en la capital gaditana el 40º aniversario de la Constitución. Pacheco explicó que la inmigración es un fenómeno para el que la Constitución tiene respuesta y palabras en el Título 1. “Es decir”, señaló, “que los inmigrantes gozarán de las libertades públicas, del derecho a ser personas, a la vida, a tener ideología y libertad religiosa, a la libertad personal o a la intimidad”.

También Augusto Delkáder, uno de los premiados ayer con motivo de la celebración y que habló en nombre de todos ellos, se refirió a los inmigrantes y a los miembros de la Guardia Civil y de otros cuerpos de seguridad y asociaciones que los acogen cuando llegan a las costas de Cádiz. Los acogen, dijo el director editorial del grupo Prisa, “con especial dedicación, entrega y ejemplaridad”. “Porque una cosa que tenemos que tener en cuenta”, sostuvo, “es que la solidaridad no está reñida con la seguridad”.

De este modo, en evidente alusión a Vox aunque sin nombrarlo, con un espíritu bien contrario a los mensajes xenófobos lanzados por ese partido, el acto que celebró ayer la vigencia de la Constitución de 1978 sirvió para recordar que quienes llaman a la puerta, quienes arriesgan su vida cruzando el Estrecho de Gibraltar o el Mediterráneo, son personas. “Podría ser yo mismo”, dijo Pacheco, “o cualquiera de ustedes. Son seres humanos que huyen de la guerra, la miseria, la discriminación.., que huyen y se juegan la vida en busca de un futuro mejor. Y cuando llegan a España o a Europa, encuentran solidaridad pero también, a veces, mensajes de odio”.

El subdelegado dio las gracias a las centenares de personas que, señaló, ha visto desde que asumió el cargo “trabajando día y noche con esas directrices constitucionales en su mente” en el día a día, ante el fenómeno de la inmigración. Y echó una mirada a un pasado no tan lejano: “¿Qué pueblo no ha tenido necesidad de desplazarse porque en su entorno habitual no podía cubrir ni proteger las necesidades básicas de cualquier ser humano? España, entre otros”.

También Augusto Delkáder acudió al pasado al defender los valores de la Constitución y pedir, en unos momentos “de tensiones que acechan a la convivencia ciudadana”, que sean resaltados los de la concordia, la reconciliación y el acuerdo: “Los países que olvidan su historia, se dice que están condenados a repetirla. Yo creo que depende de nosotros que no sea así. Y depende de nosotros porque creo que hay que lanzar una mensaje de esperanza, de orgullo de ser españoles, de orgullo del trabajo que hemos hecho, porque nos compromete a todos en nuestras posiciones y en nuestro trabajo y tenemos que tener el tesón para legar a nuestros hijos una sociedad más justa y más solidaria que la que nosotros recibimos”.

Delkáder evocó la época en la que fue debatida, redactada y aprobada la Constitución, tiempo que en gran parte él vivió como director de Diario de Cádiz, y explicó que el valor que primó entonces fue el consenso, el acuerdo: “El valor de renunciar a los postulados propios para buscar un denominador común que hiciera progresar a la sociedad española”. Y progresó. Esa nueva sociedad dio sus frutos. Como muestra, un botón que Delkáder puso sobre la mesa: “En 1977, el producto per cápita español era el 16% del producto per cápita de los alemanes; hoy es el 70% del de Alemania, que es el mayor de Europa”.

“Creo sinceramente que se ha hecho una gran labor”, anotó el director editorial de Prisa, quien también resaltó cómo las Fuerzas Armadas “han experimentado”, dijo, “una transformación a los valores constitucionales y hoy son reconocidas por el conjunto de la sociedad española”.

Previamente a las intervenciones de José Pacheco y Augusto Delkáder, alumnos del Colegio Público Albarracín, de El Bosque, leyeron artículos de la Constitución. También lo hicieron algunos trabajadores de la Administración General de Estado que se han jubilado este año.

Antes de los discursos fueron entregados los diplomas que anualmente reconocen la labor de personas y entidades. “Representáis la libertad de expresión, el sindicalismo y el tejido empresarial, la libertad, la igualdad, el derecho a la vida, los derechos de las personas, los derechos de los extranjeros, tan cuestionados para algunos, la libertad de enseñanza, el trabajo, la Seguridad Social, la salud, el deporte, el medio ambiente, la integración y la igualdad, la cultura”, les dijo a los premiados el subdelegado del Gobierno.

“Esto es”, añadió José Pacheco, “en lo que se ha convertido la España de 1978. Es justo reconocer el camino andado y dialogar para consensuar aquello que nos permita progresar”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios