Provincia

Investigan la mejora genética de la oveja de raza merina de Grazalema

  • Participan, bajo el paraguas de la Junta de Andalucía, el Ifapa y la asociación Amegra

Comentarios 1

Una investigación auspiciada por la Junta de Andalucía trata de mejorar genéticamente la oveja merina de Grazalema, raza autóctona célebre por sus quesos, mediante nuevas tecnologías de inseminación artificial y reproducción asistida, con la idea de promocionarla comercialmente.

Según explica la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural en un comunicado, en este trabajo están participando el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) y la Asociación de Criadores de la Raza Merina de Grazalema (Amegra).

La Junta favorece mediante un convenio entre ambas instituciones la transferencia de nuevas tecnologías en reproducción asistida de pequeños rumiantes a este sector profesional, para respaldar la inseminación artificial y la conservación de dosis de semen congeladas.

El Ifapa cuenta en Hinojosa del Duque (Córdoba) con un centro de recogida de esperma ovino y caprino.

Este centro favorece la conexión de rebaños y permite mantener a los sementales ovinos y caprinos en proceso de prueba, para la obtención de dosis seminales, y dispone de medios tecnológicos para realizar inseminaciones en campo.

El equipo técnico del Ifapa ya ha realizado los primeros trabajos con la Amegra para obtener semen en campo y realizar las primeras conexiones genéticas entre ganaderías con el fin de mejorar la raza.

La oveja merina es la única raza autóctona andaluza de aptitud lechera que orienta su producción a la fabricación del reconocido queso de Grazalema, incluido en el Catálogo de Quesos Españoles.

En el año 2001 se creó en Villaluenga del Rosario la Asociación de Criadores de la Raza Merina de Gazalema, que cuenta con un censo de más de 5.000 cabezas agrupadas en 34 ganaderías, distribuidas fundamentalmente en la Sierra de Cádiz y en la Serranía de Ronda, aunque viven rebaños esparcidos por la Sierra Sur de Sevilla, en la Janda de Cádiz y en la Sierra de Huelva.

Las producciones de estas ovejas, junto a los corderos tipo pascual, se realizan en régimen semi-extensivo, agrupadas en rebaños de unas 100 ó 200 ovejas que salen a pastar bajo la custodia permanente del pastor, lo que otorga valor ecológico a estas ganaderías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios