Provincia

La Guardia Civil detiene al director de un sexto geriátrico

  • Se trata del responsable de otra residencia en San Fernando · Está acusado, como los cinco anteriores, de usar tarjetas de ancianos difuntos para lograr medicinas · La operación se va a extender a otras provincias

Comentarios 8

Parece que la pócima se fabricaba en cantidades ingentes. La Guardia Civil, dentro de la operación abierta para erradicar el fraude detectado en centros para la tercera edad con la adquisición de medicinas utilizando tarjetas sanitarias de residentes ya fallecidos, ha practicado una sexta detención. Según ha podido saber este diario de fuentes de toda solvencia, se trata, como en los cinco casos anteriores, del director de otro geriátrico, el Centro de Mayores de Cruz Roja de San Fernando, con lo que se elevan a tres los casos detectados en la localidad isleña, que se suman a los dos implicados en Jerez y a un único de momento en Sanlúcar.

Como ya sucedió con los cinco primeros, este sexto responsable ha sido citado, en calidad de detenido, para prestar declaración en la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz. Tras ello, ha quedado en libertad, como imputado, acusado de un supuesto delito de fraude para ser puesto a disposición del Juzgado de La Isla.

Las pesquisas avanzan sin prisa pero sin pausa, y los agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz prosiguen unas investigaciones que nacieron a raíz de una denuncia que fue formalizada desde el propio Servicio Andaluz de Salud (SAS). Fue un informe realizado por la Inspección de Farmacia de la delegación provincial de la Consejería de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía el que alertó del fraude detectado, de la utilización de tarjetas sanitarias, pertenecientes a ancianos que ya habían muerto, para lograr hacerse con medicinas y productos farmacéuticos asociados a la tercera edad, en su mayor parte, pañales y empapadores nocturnos.

Según han indicado a este diario fuentes de la investigación, a raíz de detectar estas prácticas fraudulentas en Cádiz, los guardias civiles, que trabajan en el caso en estrecha colaboración con personal del SAS, se han puesto manos a la obra para tratar de determinar si esta estafa se está registrando en otros centros de la tercera edad de Andalucía. Y, tras constatar indicios de ello, las investigaciones se han ampliado hasta el punto de que, aseguran desde la Comandancia de Cádiz, "la operación se va extender a otras provincias".

Las primeras estimaciones apuntan a que pueden terminar siendo imputados los responsables de un buen número de residencias andaluzas. Tanto es así que desde la Comandancia, recuerdan lo que finalmente ocurrió con el operativo que iniciaron en la provincia tras detectar un supuesto fraude cometido por empresas con las ayudas de la UE, que, tirando del hilo destapado en Cádiz, acabaron implicando a nada menos que 800 firmas de toda la región.

La operación de la Guardia Civil cosechó ayer numerosas felicitaciones por parte de las autoridades. El subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, quiso transmitir personalmente sus felicitaciones al Cuerpo. Para ello, se reunió con los mandos de la Comandancia, a quienes agradeció la labor que están desarrollando en la lucha contra el fraude, aludiendo directamente, además de a esta última, a la reciente operación Picones, de fraude a la Seguridad Social con contratos ficticios a empleados fantasma para que pudieran cobrar después el desempleo.

De torre felicitó a todos los integrantes de la Unidad, "destacando que el trabajo diario a veces se realiza en condiciones "bastante complicadas". Les hizo partícipes, además, del reconocimiento de "todos los ciudadanos y estamentos del Estado", ya que "todos sabemos que la Guardia Civil se deja la piel en su trabajo".

La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, por su parte, señaló que "cuesta creer que la consejera de Salud no controle lo que ocurre en la sanidad andaluza y que sus servicios de inspección no le informen de sus investigaciones, de lo que se deduce que mintió cuando dijo desconocer que en Andalucía existe fraude con las cartillas de los pensionistas para no pagar los medicamentos". Crespo pidió al Gobierno andaluz que "abandone la confrontación y se centre en la investigación de los abusos cometidos con las tarjetas de los pensionistas", expresando su satisfacción por la operación de la Guardia Civil de Cádiz.

La Consejería de Salud , por su parte, replicó a la delegada del Gobierno en Andalucía que la operación Pócima se ha desarrollado a instancias de una denuncia realizada por la propia Consejería, "hecho que Crespo parece no conocer u obviar de forma deliberada". Salud y Bienestar Social también resaltó "la profesionalidad del Cuerpo de Inspectores de esta área que incluye en su programación de campañas de inspección la detección de este tipo de prácticas en las residencias de ancianos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios