Entrevista con Miguel Merino

"Llegamos hasta hoy porque cuidamos a los clientes"

  • El gran distribuidor. Llegó a ser delegado de Pepsi e introdujo en Cádiz la primera botella de JB. Hoy, Miguel Merino Distribuciones representa a las primeras marcas de vinos y espirituosos

Miguel Merino, en los años 50, en el camión de reparto de Cruz Blanca en Cádiz. Miguel Merino, en los años 50, en el camión de reparto de Cruz Blanca en Cádiz.

Miguel Merino, en los años 50, en el camión de reparto de Cruz Blanca en Cádiz.

COMO muchos empresarios de su generación, Miguel Merino echa de menos la pujanza que El Puerto tuvo en años anteriores. Supo continuar el negocio iniciado por su padre en Jerez y, con ayuda de su esposa, Maribel Osborne, y de sus hijos, Miguel Merino Distribuciones es hoy una referencia en el sector. Con 77 años cumplidos, el patriarca de esta familia aún recuerda cómo llegó a vender dos millones de cajas de Coca Cola en la provincia. Pero reclama confianza y apoyo hacia los empresarios locales para continuar creando empleo. En la actualidad, la familia de Miguel, además de sus actividades habituales, está desarrollando un proyecto propio: la cerveza de bodega 15&30.ha.

-¿Cómo empezó todo? ¿Cómo recuerda sus inicios en el negocio?

-Comencé con 17 años. Yo soy de Jerez, me casé con una portuense que desgraciadamente ya no está con nosotros. Aquí tuve mis cinco hijos, que han seguido con los negocios y están en manos de ellos. Tenemos un negocio de distribución de vinos y licores en las provincias de Cádiz y Sevilla, otro de equipamientos de hostelería y una bodega de cerveza.

-¿Cómo fueron esos inicios?

-Mi padre tenía una fábrica de gaseosa, éramos distribuidores de la cerveza de Cádiz, la Cruz Blanca, frente a El Faro, allí estaba la fábrica. Ahí fueron los inicios. Mi padre cayó enfermo y yo, con 17 o 18 años, seguí con el negocio. Estuve un tiempo en Pepsi Cola, traje a la provincia la primera Pepsi Cola, que se fabricaba en Sevilla. Era delegado de esa marca y me dediqué al negocio particular de distribuciones de bebidas en exclusiva.

-¿En qué año?

-Nací en 1942, he cumplido 77... en 1960.

-¿Cómo fue ese salto hacia El Puerto?

-Yo me vine a El Puerto con 24 años. El Ayuntamiento nos ofreció unos terrenos aquí y nos instalamos. Pero las gaseosas se perdieron, los sifones se perdieron y me dediqué al negocio de la distribución.

-¿Cuáles fueron los principales inconvenientes que tuvo que afrontar cuando ya dirigía el negocio?

-Pues la bajada de la cerveza y sobre todo que salió la competencia de La Casera y la fábrica de gaseosa se vino abajo. Tuve que enfrentarme a todo el personal que trabajaba con nosotros cuando yo tenía 18 años, pero todos quedaron contentos, se liquidó y todo fue bien.

-Muy distinto a hoy, ¿no?

-Sí, muy distinto. Hoy tenemos a 50 personas trabajando en el grupo, cifra que considero es importante. Tenemos personal en la actualidad que comenzó trabajando con mi padre y están con nosotros desde aquella época en Jerez.

-Toda una vida…

-Toda una vida efectivamente, y se vinieron con nosotros. El Puerto es el centro ideal para la distribución de la provincia. Domina toda la costa y la Sierra.

-Y usted que ha vivido distintas etapas profesionales, ¿con cuál se queda, con aquellos inicios o con estos últimos años?

-Participé con otros socios en el negocio del automóvil. Montamos las naves de Peugeot en Jerez y El Puerto, fui accionista de Opel y nos fue bien. Estuvimos también 4-5 años llevando Coca Cola, con la que tenemos unas buenas relaciones, y las llevábamos a Jerez, El Puerto y Rota. Repartíamos unos dos millones de cajas. Pero era mucho trabajo y riesgo con poca rentabilidad. Ese negocio lo dejamos. Tuve una época muy mala porque me metí en algo que no era mi negocio, en la construcción. El Polígono Industrial El Palmar lo hice prácticamente entero y a principio de los años 90 con la crisis que llegó pues nos afectó de lleno. Pero gracias a que los proveedores se quedaron con nosotros y al equipo de mis hijos, salimos del bache. Todos mis hijos trabajan con nosotros en diferentes áreas. Yo ya solo me paso por las mañanas y me voy.

-Hablaba de su esposa, Maribel Osborne. ¿Fue su gran apoyo verdad?

-Es lo mejor que he tenido, porque ha sido una compañera y una madre completísima. Por eso se ha hecho este equipo, nos vemos todos los días y hay una unión familiar total. Es lo más bonito que puede existir. Perderla hace 5 años ha sido de lo peor porque ha sido una persona impresionante en los peores momentos. Estaba en la caja, trabajando, encantadora, reconocida por todos y una compañera, madre total y una gran profesional. Recuerdo que dimos vueltas al mundo, aunque no soportaba el avión.

-Hace unos años fue reconocido por el Ayuntamiento de El Puerto. ¿Satisfecho de ese recorrido?

-Sí, la verdad. Fue un acto muy bonito y estoy muy agradecido por el reconocimiento a mi trayectoria.

-El hecho de que sus hijos lleven el negocio, a usted le supone tranquilidad, responsabilidad, nerviosismo…

-Mucha tranquilidad. Son unos grandes profesionales, que han vivido este negocio desde pequeños.

-Los empresarios suelen decir que las administraciones no cuidan lo suficiente a quienes generan empleo, que son las empresas. ¿Está de acuerdo?

-Totalmente. No ayudan lo suficiente. Para poder crear empleo estable y de calidad los empresarios necesitamos que las administraciones nos apoyen.

-La posibilidad que ha dado a muchas familias de El Puerto de darles trabajo, ¿es uno de sus principales avales?

-Creo que sí. También estamos muy agradecidos a la hostelería ya que ellos son nuestro motor para crear empleo tanto en Cádiz como Sevilla. Otra pieza fundamental para crecer son nuestros proveedores. Ellos confían sus marcas en nosotros. Con marcas importantes somos capaces de crear más empleo día a día.

-Y que sigan con ustedes tantos años es por algo….

-La verdad es que eso es una de las cosas que me llena de orgullo. Actualmente trabajamos varias marcas que representamos desde hace más de 40 años… En las épocas malas, la mayoría de nuestros proveedores nos apoyaron para poder seguir adelante y por eso les estamos muy agradecidos.

-Fue delegado de Pepsi Cola. ¿Nunca estuvo tentado de dar el salto internacional?

-Yo llegué a estar en nómina de Pepsi Cola pero no, nunca. A mi hijo mayor se lo quisieron llevar y él contestó que de Andalucía no pasaba.

-¿Antes se vivía mejor en El Puerto, personal y profesionalmente, o por el contrario hoy se ha ganado algo?

-Se ha ganado algo, pero El Puerto se ha venido abajo. Es una lástima. Tú te vas al centro y ves los locales cerrados a montones. No se ha sabido promocionar y no sé por qué. Hubo políticos que hicieron mucho por El Puerto, antes el centro era una bomba. Ahora dominan Sanlúcar, Conil, Jerez y muchos más que no son El Puerto. En el centro no se puede aparcar, hace cuatro años que están haciendo aparcamientos. Es una lástima porque quiero mucho a El Puerto, mi mujer era de aquí y mis hijos viven todos a mi lado.

-Desde su experiencia, ¿qué mensaje traslada a sus vecinos de El Puerto?

-Que hay que hacer un esfuerzo para levantar esta ciudad, que es muy bonita, atrae a muchísima gente, pero no tiene por ejemplo hoteles en playa… Y que confíen en sus empresarios.

-¿Cuántos empleados tuvo?

-Cuando éramos distribuidores de Coca Cola es cuando más empleados hemos tenido por los autónomos que requería. Puedo decir que nunca he tenido problemas y la mayoría de ellos siempre han estado contentos trabajando a nuestro lado.

-¿Y el futuro?

-El Grupo Merino está centrado en hacer crecer sus tres pilares. Las distribuciones de vinos y licores (Miguel Merino Distribuciones), UNIC, empresa especializada en equipamientos para la hostelería. Y, por último, nuestro proyecto de fabricación de cervezas de bodega. La marca 15&30 sabemos que tiene un gran futuro y pondremos todos nuestros esfuerzos para que así sea. Que empresas como El Corte Ingles e incluso operadores de otros países nos demanden 15&30 para tenerlas en sus estanterías nos da muchos ánimos para seguir trabajando. También está teniendo muy buena acogida en la hostelería.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios