Destilerías Pico El secreto del alambique

  • Las Destilerías Pico se convierten en una referencia en España para la elaboración de licores.

  • La firma recibe encargos de importantes marcas de destilados y bodegas para que les fabriquen sus productos de gama alta

No todo el mundo tiene unos alambiques centenarios, ni todo el mundo cuenta con un licor como bandera para demostrar cómo trabaja desde hace doscientos años. En Destilerías Pico se ha unido el haber conservado como oro en paño esta antigua maquinaria, la irrupción de los gin tonics premium en el mercado y el hecho de demostrar, a estas alturas, que saben hacer licores: para eso ya está su Cacao Pico.

Ya hace tiempo que la empresa portuense trabaja en productos premium para otras marcas, como las tónicas Indi –también andaluza– para las que hacen una esencia a las que después sus clientes unen agua, carbónico y demás ingredientes, y que son refrescos ecológicos.

Pero la moda de las ginebras de alta calidad, hechas a la manera tradicional, con procedimientos que convenzan a sus clientes de que se trata de un producto de calidad superior (no hay requisitos oficiales para considerar una ginebra como premium), han traído a más clientes a la firma. En las instalaciones de El Puerto buscan esa “calidad demostrable” que dan los ingredientes naturales, la selección del agua que se emplea, los destilados en alambique de cobre al baño maría…

Así lo explica Pablo Merello, el gerente de esta firma familiar fundada en el año 1824. En algunos casos les encargan hacer sólo el ‘alma’ del licor, una opción que viene muy bien a los que tienen sus propios medios para finalizar el producto. Hay quien quiere el destilado listo, pero prefieren embotellar por su cuenta para conservar una línea determinada. Y a quien se le sirve el encargo terminado.

Clientes como Williams & Humbert o Pancracio

A Williams & Humbert le hacen el ‘alma’ de su Cubical (premium, ultra premium, de mango y de fresa). A la Indi, además de la tónica, sus ginebras –incluidas las primeras certificadas como orgánicas en Europa y EEUU–; también salen de allí el vodka chocolate de Pancracio y las ginebras Blanc, la Lobb, la Infinity Blue o la 1528 (ginebras de cacao y de café por un encargo de un grupo belga). Uno de los nuevos proyectos es bastante curioso: es una ginebra en homenaje del antiguo velero Gypsi hecho por el dueño del barco del mismo nombre.

Merello cree que la moda de los gin tonics tocará techo, pero aún tiene recorrido. Lo que comenzó como un fenómeno español está ya implantado en Europa y empezando a llegar a América. Es además una gama de productos que “ha entrado por arriba”, desde la calidad, con precio, márgenes y mucho valor añadido.

Pero si algo tiene claro el responsable de esta destilería portuense es que gran parte de la “culpa” de la llegada de nuevos encargos la tiene el Cacao Pico, que les sirve de carta de presentación allá donde van. Un licor que en estas fechas navideñas tiene más salida que nunca, lo que aprovechan para hacer cada año alguna promoción especial: este año se trata de un estuche que, además del licor, lleva incluidas dos copas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios