Provincia

Desmantelan dos plantaciones de marihuana y un moderno laboratorio

  • La Guardia Civil detiene a una pareja con miles de plantas en San Fernando y Chiclana, donde además habían instalado un innovador laboratorio para acelerar su crecimiento

Comentarios 2

La Guardia Civil de la Comandancia de Cádiz propinó en la mañana de ayer un nuevo golpe al cultivo de marihuana en la Bahía de Cádiz. Cada semana agentes de la Benemérita desmantelan varias plantaciones, debido sobre todo a que históricos narcos del hachís se han pasado a la maría, la droga de moda en estos momentos, ya que su precio ha subido y las condenas son menores.

La operación desarrollada ayer tuvo como epicentro San Fernando y Chiclana. Se inició bien temprano en un unifamiliar de Camposoto, donde se decomisaron 1.272 plantas y se detuvo a dos personas, un hombre y una mujer que son pareja y que habían urdido un próspero negocio en torno al cultivo de esta sustancia ilegal.

Con un moderno sistema hacían que las plantas alcanzaran el medio metro en ocho días

Tras irrumpir con el consiguiente mandamiento judicial otorgado por el juzgado número 2 de San Fernando en una vivienda de la calle Satélite de San Fernando, los agentes de la Guardia Civil comprobaron que sus sospechas eran ciertas. En el interior había una gran plantación de marihuana, con plantas que alcanzaban el metro de altura, así como material para su cultivo y venta.

Los detenidos habían cometido otro delito al conectarse ilegalmente a la corriente eléctrica. Esto es algo muy común, ya que para mantener una plantación de este tipo se necesita un gran consumo. Hay que tener en cuenta que el cultivo de estas plantas necesita mucho calor en forma de lámparas, pero eso no es todo, porque las personas que se dedican a esta práctica también instalan grandes aparatos de aire acondicionado y extractores de olores para no levantar sospechas y que el fuerte hedor que desprenden las plantas llame la atención en el exterior. Todo esto consume grandes cantidades de kilovatios, por lo que la alta facturación sería una pista a seguir. En este caso no les ha servido de mucho tantas precauciones porque tras una laboriosa investigación los miembros del Instituto Armado consiguieron destapar el pastel que se escondía tras un tranquilo y en apariencia inofensivo unifamiliar.

Pero tras entrar en este inmueble aún quedaba lo mejor. Los agentes comprobaron que la pareja poseía un chalet en Chiclana, en la calle Camino del Okume. La excelente colaboración del juzgado antes citado de La Isla y de la letrada de la administración de justicia número 5 de Chiclana, cuyo titular ha coordinado las actuaciones, permitió que se consiguiera una orden de registro y lo que los agentes encontraron en Chiclana fue más allá de otra plantación. Allí el detenido había montado un modernísimo laboratorio de crecimiento de las plantas, a las que hacía alcanzar el medio metro de altura apenas en ocho días gracias a un sofisticado sistema de riego individual a cada una de las plantas. Proporcionándoles en todo momento la humedad necesaria, las plantas de marihuana se elevaban en poco más de una semana, dando varios cultivos al mes y proporcionándole unas suculentas ganancias.

Hay que tener en cuenta que el kilo de marihuana puede alcanzar en el mercado un precio de 2.500 euros, muy cercano al del hachís y sin necesidad de involucrar a tantos intermediarios.

En lo que va de año la Guardia Civil ha sido capaz de desmantelar numerosas plantaciones y de incautar miles de plantas en toda la provincia, sobre todo en la zona de la Costa Noroeste pero también en La Janda, donde localizaron la mayor del año, con 8.000 plantas cerca de Vejer. Su labor es complicada pero incesante porque el auge del consumo de marihuana preocupa a las autoridades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios