Provincia

"Deseo que conmigo se acaben las familias dentro del PSOE"

  • La nueva líder socialista gaditana reconoce que su partido ha estado lejos de la ciudadanía y pretende recuperar la cercanía con la gente. "Tenemos que escuchar y actuar en consecuencia"

Comentarios 17

Irene García estrena cargo. Es la nueva secretaria general del PSOE de Cádiz. En una semana intensa tras su nombramiento, llega a las instalaciones de Diario de Cádiz acompañada de su presidente, Manuel Jiménez Barrios. Es consciente de que deja detrás una etapa, cuanto menos, convulsa dentro de su propio partido. La marcha de Francisco González Cabaña del cargo que ahora ostenta deja a la también alcaldesa de Sanlúcar el camino libre para emprender su reforma interna. Y, además, lo hace con la tutela generosa y sincera de históricos como el propio Jiménez Barrios o Francisco Menacho.

-Es la primera mujer que llega a este cargo en la provincia de Cádiz, ¿no es así?

-Creo que sí, pero tampoco me he parado a revisar la historia del partido porque no me preocupa que el hecho de ser mujer sea o no importante en estos momentos. Creo que es algo que viste, pero no es lo importante.

-Si hace 10 años le dicen que hoy iba a estar donde está, ¿no se lo cree o ya aspiraba a algo similar?

-Hace 10 años estaba terminando la carrera de Derecho y no sólo no lo imaginaba sino que ni me veía en estas lides. Me veía como me vi el jueves, detrás de una pancarta. Entonces era defendiendo la Ley de Universidad que el Gobierno de Aznar quería eliminar y, paradojas de la vida, el jueves me vi igualmente volviendo a defender los intereses de la provincia. Son ciclos.

-Está iniciando el camino de la nueva Ejecutiva provincial socialista. ¿Tiene claros ya los retos?

-Son retos importantes. Uno fundamental, el único objetivo, es que este proyecto político que iniciamos como trabajo interno se tiene que convertir en que el PSOE sea una herramienta al servicio de la ciudadanía de la provincia. Buscamos ese camino de estar cada vez más cerca de la gente, para que sus problemas sean las inquietudes del programa político del partido y trabajar con ellos en cuestiones fundamentales como el desarrollo de las infraestructuras, la industria, dar carga de trabajo a los astilleros, desarrollar polígonos industriales. Esos tienen que ser los objetivos de los socialistas gaditanos, independientemente de dónde estén.

-Para formar la nueva Ejecutiva ha sabido moverse entre gente con experiencia y caras nuevas...

-Éramos conscientes de que teníamos una magnífica oportunidad para que ese cambio que habíamos estado propugnando de forma interna en las distintas casas del pueblo se visualizara de muchas maneras. Y una de ellas era con una simple foto para que los ciudadanos fueran conscientes de que ese grupo les dará la tranquilidad y la confianza de que vamos a hacer un buen trabajo. Creo que he tenido la fortuna de rodearme de un buen equipo, que tiene mucha gente nueva, otra gente que no siendo nueva tiene experiencia, como yo misma, y otra gente joven que son un banquillo fundamental que tiene este partido y que, en momentos de dificultad, había que ponerlos en primera línea. Y hay gente como el presidente, que da el equilibrio.

-¿Qué le dijeron en su Ayuntamiento cuando se supo que era la nueva secretaria general del PSOE de Cádiz?

-Qué me están diciendo todavía (asegura entre risas). La gente está confundida, no saben si me voy de la Alcaldía o si me quedo. Sí es verdad que en términos generales la gente lo ha recibido con muchísima alegría. Tenga en cuenta que durante mucho tiempo Sanlúcar ha estado apartada de procesos de importancia orgánica, aunque hemos tenido sanluqueños en lides institucionales importantes. Durante este tiempo, aquél equipo joven que inició una andadura en el año 2005, ahora está siendo una parte muy importante de un proyecto global de la provincia.

-¿Qué mensaje transmitiría a todos esos ciudadanos que han perdido la confianza en los partidos políticos, sean del color que sean?

-En primer lugar, honestidad y trabajo, porque hay mucha gente empeñada en tirar por los suelos la credibilidad y el prestigio de quienes se dedican a una causa tan leal y bonita como el servicio público. Que tengan la confianza de que hay mucha gente con ideales y principios dispuestos a que las cosas no sean como ocurren hoy. Hay que revelarse ante aquellos que han engañado y han sido un fraude para el electorado y llegaron al gobierno diciendo que iban a hacer algo y cuando llegan hacen lo contrario.

-¿Qué le dijo Cabaña cuando supo que había ganado el congreso? ¿Qué le comentó al oído cuando se le acercó a darle dos besos?

-¿Sinceramente?

-Sinceramente

-Pues en primer lugar, que no se me acercó ni me dio dos besos. Simplemente me mandó un mensaje muy cariñoso y un consejo que comparto y que seguiré a rajatabla: que tenga siempre en mente que lo más importante son mi marido y mis hijos.

-Y, ¿qué futuro ve en la figura de Rafael Quirós?

-Es un buen militante socialista, que representa mucho de lo que somos esta nueva generación dentro del PSOE y sigue formando parte de un proyecto que él tiene que compartir en los retos, objetivos y en el futuro. Estoy convencida de que Rafa lo va a hacer pronto.

-Ha habido una competencia sana en esta suerte de primarias dentro del partido...

-Es que no ha habido competencia, sino un proceso democrático donde ambos hemos tenido la oportunidad de presentar dos modelos de partido distinto: uno que representaba la continuidad, con lo que el grupo de personas que representaba mi proyecto estaba totalmente en contra, y que definitivamente los delegados apoyaron.

-Dijo en su primer discurso que quiere que el PSOE sea una herramienta útil. ¿Eso significa que había dejado de serlo?

-Creo que, durante determinado tiempo a consecuencia de la crisis, nos ha tenido noqueados. Pero sobre todo ha supuesto que existiera un auténtico divorcio con la sociedad. Durante cierto tiempo no hemos estado tan preocupados como debiéramos de los problemas de la gente y hemos dejado de estar en el entramado social. Durante este tiempo, ante situaciones distintas, el partido tiene que tener un nuevo modo de ver cómo hacer las cosas y adónde dirigirnos. Ya no nos vale ni el modelo de organización ni lo que veníamos diciendo en tiempos distintos a los de ahora.

-¿No se había hecho autocrítica dentro del partido con la situación que se estaba atravesando?

-Sólo pongo un ejemplo. Hemos pasado tres convocatorias electorales en la provincia en muy poco tiempo y el resultado en las tres ha sido prácticamente el mismo. En las tres convocatorias no hemos sido capaces de recuperar ninguno de esos espacios. Por lo tanto, el principal reto es escuchar lo que nos dicen los ciudadanos y actuar en consecuencia.

-¿No es caer en el mismo error de la ejecutiva anterior no integrar?

-No estoy de acuerdo con que no se haya integrado. Hicimos un esfuerzo muy importante en ese congreso y lo sabe bien el presidente Jiménez Barrios que fue quien se encargó de coordinar esa negociación. Ha habido un principio de acuerdo en el comité provincial, hay algunas personas en la ejecutiva que no han estado desde el principio el proyecto que resultó vencedor. Lo importante es que saliese un equipo de trabajo potente, sin etiquetas, con independencia de dónde estén y que todos seamos capaces de ser socialistas. Hicimos un esfuerzo con una propuesta sensata que no se aceptó, pero este es el partido de todos. Después de ese congreso hemos hablado con mucha gente de la otra parte que está dispuesta a trabajar. Después de la tensión hay que entenderse. ("El talante ayuda", apostilla Jiménez Barrios).

-La gente se adapta a todo...

-No es que se adapten, es que somos conscientes de que este proyecto tiene que ser el proyecto de todos. Ahora hay una segunda vuelta que son los congresos locales y a este partido hay que darle normalidad, una vez que culminen los procesos orgánicos y hay que trabajar con todos. Y desde el punto de vista personal, me voy a empeñar en que el PSOE sea de todos los socialistas, sin etiquetas, sin personalismos, sin ismos, sin nada que no sea la defensa de un proyecto único.

-Y, cuando le dicen que es griñanista, ¿le molesta?

-Y rubalcabista. Formo parte de un proyecto que es el PSOE, que tiene un secretario general en Madrid que es Alfredo Pérez Rubalcaba, y un secretario general en Sevilla que es Pepe Griñán y tengo respeto, lealtad y compromiso con un único proyecto.

-Cuando escucha a los ciudadanos decir que por qué se retrasa tanto el nombramiento de delegados provinciales hasta que no se celebren los congresos, ¿le parece acertado?

-Esa preocupación sólo la tenemos los políticos y especialmente algunos que están deseando incidir en ello. Yo soy alcaldesa de un municipio importante y me paseo por la calle. Nadie me pregunta por qué no se nombra a un nuevo delegado, por ejemplo, de Medio Ambiente. Estamos en un momento muy complicado, hay un compromiso de la Junta de adelgazar todo lo posible la estructura periférica de este gobierno y aprobar eso no es fácil. Eso está llevando más tiempo del que nos gustaría, pero eso no está suponiendo parálisis de la Administración. ¿Qué hubiera ocurrido si se hubiesen nombrado los delegados provinciales antes de los congresos? ¿También hubiera sido eso una herramienta de confrontación entender que se nombraran a determinadas personas para ayudar a ganar un congreso?

-Por cierto, ¿cuándo se van a nombrar?

-Bueno, hay una previsión de que parece que antes de que nos vayamos de vacaciones.

-Siempre se ha hablado de las familias dentro del PSOE. ¿Está de acuerdo con esta definición? Y, si lo está, ¿con usted se han acabado?

-Deseo que conmigo se terminen esas historias.

-Es usted alcaldesa y llega al cargo de secretaria socialista en una época difícil. ¿Qué piensa de los ajustes que planea el Gobierno y que sufrirán los ayuntamientos?

-Hay una hoja de ruta muy clara por parte del PP y es asfixiar a todos los ayuntamientos. Pero también creo que es una cortina de humo. El PP ha lanzado dos mensajes para que nos distraigamos. Uno es el recorte del 30% en el número de concejales, porque eso no supone un recorte de gasto en absoluto y se puede valorar, porque la mayoría de los concejales no cobra. Detrás de eso está limitar la representación de los ciudadanos, no permitir el debate municipal, de confrontación de ideas. La otra cortina de humo es querer recortar a los funcionarios, y quieren ocultar el decreto del famoso viernes negro.

-Con la situación laboral e industrial de esta provincia, con los niveles de paro que tiene, ¿qué puede hacer la nueva ejecutiva socialista para intentar remediarlo?

-Lo primero, trabajar con los agentes económicos y sociales para que se aborde un acuerdo entre todos para ver dónde están los nuevos yacimientos de empleo y mantener muchos otros que son fundamentales. Tenemos que trabajar para devolver cargas de trabajo a esos yacimientos. Hay que buscar aliados, los agentes económicos y sociales que están padeciendo una situación delicada, vía economía social, de convenios de cooperativas, de autónomos donde hay que hacer un refuerzo para que sean nuevas fórmulas de generación de empleo. El ataque a la Ley de Dependencia supone llevar al paro a muchísimas personas a las que hemos estado formando.

-¿La relación con IU en la provincia es buena?

-Muy buena. También los talantes son muy importantes. Mantengo una magnífica relación con Manolo Cárdenas, porque es alcalde vecino, hemos estado en más de un acto de defensa del sector agrícola y del vino de la Costa Noroeste.

-Y ¿qué piensa el presidente del partido en Cádiz de la nueva ejecutiva y su secretaria general?

-Pues que para la gente que representa a mi generación, es un honor que hayamos pilotado la transición generacional que se va a producir con Irene en el PSOE. Es importante hacerlo sin heridas, de la manera más suave pero ese tránsito era ineludible para el Partido Socialista gaditano y ello lo representa absolutamente. El partido va a sufrir un cambio muy importante y lo va a hacer una persona con la frescura de su juventud y la experiencia de su gestión que la avala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios