Provincia

Declaraciones de la red de gaditanos en Madrid La 11Mil

Andy Ramos Gil de la Haza

Aunque en Madrid tienen una percepción positiva de Cádiz (por las playas, sobre todo), alguna vez he percibido prejuicios por ser de Cádiz. Una persona me dijo en una negociación que era muy serio para ser de Cádiz; otra que cómo, siendo de Cádiz, había conseguido ser un abogado destacado en Propiedad Intelectual por directorios internacionales; y otra me dijo que cuando hablaba en inglés no tenía acento gaditano. Ya nadie me hace comentarios así, aunque sí existe cierto prejuicio contra los andaluces en general, no solo los gaditanos. Dentro de mi sector (abogados especializados en tecnología y entretenimiento) Cádiz no existe, desgraciadamente.

Antonio Hernández Rodicio

Desde que llegué a Madrid nunca me he sentido observado de forma especial. Incluso trabajando en la radio líder de este país, la cadena SER, mantengo mi acento con deje andaluz. Igual que tenemos en antena acentos canarios, vascos o castellanos. Respecto a Cádiz, la inmensa mayoría lo que le tiene es mucho cariño.De cada dos amigos de Madrid, uno veranea en nuestra provincia, que es la mejor forma de conocernos y huir de los clichés.

Ángel Vallejo

Llegué a Madrid en 1997, con 27 años, para estudiar un Master y con la idea de volver a Cádiz a ejercer como abogado. Veintiún años después sigo en Madrid, y eso tiene que significar algo. Desde luego, el aterrizaje en la capital lo viví siempre como una inmejorable acogida.Alguna vez he tenido que escuchar el tópico de los "graciosos gaditanos", pero nunca me han echado en cara el de "poco trabajadores". Y he de decir que el de la "gracia" siempre lo he escuchado con aprecio, nunca peyorativo. En el mundo profesional, salvo alguna excepción, no he escuchado comentarios con retranca en ese sentido, más allá de que en todos sitios encuentras personas maleducadas (las menos).

Javier Gala

Tras acabar Ingeniería Industrial en Cádiz fui a Madrid a estudiar el segundo ciclo. Debido a que fui a un colegio mayor y cada uno éramos de una punta, ahí todos caíamos en el tópico, para deshacerlos al poco tiempo. Una vez que empecé a trabajar, alguna vez caía el comentario de "cántanos una chirigota" o "cuéntanos un chiste", que por cierto contaba, pero nunca nadie me ha tratado de manera despectiva por ser de Cádiz, siempre me han trasladado la sensación de que "caemos bien". En el extranjero hay muchos gaditanos, y cada vez que me cruzo con uno surge especial camaradería. Si tuviera que resumir, más que padecerlo, casi que me he aprovechado del tópico para romper el hielo con compañeros y clientes.

Mauricio García de Quevedo

Mi aterrizaje en Madrid fue muy joven para estudiar con 16 años. Al principio sufrí algo el sambenito de "gracioso" cuando yo no lo era, pero a lo largo de todos los años profesionales no he sentido nunca ninguno de los dos "sambenitos". En la IAB se tiene una muy alta percepción de Cádiz, El peso de las bodegas, el atún y muchos otros productos se está desarrollando. La Gastronomía de la provincia nos da una imagen de empresarios y ejecutivos que combinan la tradición con la modernidad y que tienen un alto respeto por el entorno, una gran capacidad exportadora y de fuertes valores familiares. Se nos ve una provincia puntera en el trinomio Alimentación y Bebidas- Gastronomía -Turismo.

Ángeles López Lobatón

Alguna vez, en mis comienzos, pude percibir que la combinación de mujer y andaluza me situara en un segundo plano. Pero enseguida vi como tales prejuicios desaparecieron en las organizaciones en las que trabajaba ante las ventajas que nuestro buen talante representaba. En el mundo empresarial con tensiones constantes he comprobado que se valora nuestra genuina actitud positiva que favorece el trabajo en equipo. No puedo decir que haya experimentado los sambenitos de "flojo y gracioso" pero es innegable que en ocasiones hay quienes todavía tienen esa percepción cuando piensan en general de los gaditanos, por una especie de inercia histórica. Es verdad que ahora nos conocen mejor y que esas consideraciones han cambiado.

Sandra Golpe

Estudié Periodismo en Pamplona. En clase me comprendían cuando hablaba, pero no a otros andaluces. Algunos me pedían que les tradujera "por lo bajini" a determinados paisanos. ¡Aquello me parecía ciencia ficción! Ahí me di cuenta del poder de nuestro acento, de la risa que provoca... Pero no recuerdo menosprecios. Me llamaban africana, siempre de guasa. Cuando aterricé en Madrid dejé de sentirme tan exótica. Lo raro aquí es fijarse en el acento de alguien. El mío ha ido evolucionando por motivos laborales, aunque el deje me sale fácilmente, en cuanto bajo a casa. Sostengo que ser de Cádiz te convierte, de entrada, en una persona atractiva. Caes bien al 99% de tus potenciales interlocutores. Llevamos ya muchos años de moda.

José María Vallejo

Tanto en la Administración, en Madrid o Bruselas, como en el sector privado, nunca he sentido prejuicios. Rasgos que nos son propios, como la flexibilidad, la imaginación o sociabilidad son bien valorados. Cuando ocupé mi primer puesto directivo en la Administración, una compañera que gestionaba mal situaciones de estrés me decía que, tras trabajar conmigo, tenía que hacer un "master de gaditanismo". No obstante, existe al menos un "lugar común", relativo a nuestra predisposición innata al esfuerzo. Al poco de aprobar las oposiciones, una persona que acababa de conocer me dijo: "La verdad es que aprobar unas oposiciones tan difíciles siendo de Cádiz tiene doble mérito". Aunque pretendía ser un piropo, su comentario reflejaba ese prejuicio.

Javier Garat

Llegué a Madrid, con mis padres y hermanos, cuando yo tenía 9 años. Salvo al inicio, quecon mi acento cerrado, los "malvados" niños se reían y me pedían que leyera en alto siempre (para reírse más), tengo que decir que ser sanluqueño / gaditano solo me ha ayudado. A la gente le encanta Sanlúcar, la provincia de Cádiz y los gaditanos. Al igual que a otros, les sorprende que viva en Madrid con lo bien que se vive en Sánlucar. Ser sanluqueño ("a lovely fishing town" como yo suelo decir a los extranjeros) me ha ayudado a trabajar en el apasionante mundo de la pesca. En definitiva, ser gaditano me suma (no me resta nada) en mi mundo profesional y personal.

José Calleja

Vine a Madrid hace más de 16 años en busca de oportunidades, como se suele decir con una mano delante y otra detrás.Más que perjudicarme me ha beneficiado abriéndome muchas puertas y nunca he sentido ningún tipo de rechazo. Mi experiencia/opinión es que ese tópico que en algunos casos nos persigue proviene más de otras provincias andaluzas que del resto de España. Creo que ser de Cádiz hoy en día es de las pocas cosas que realmente genera envidia sana.

Ana Bueno

Tanto en los años en los que estudié en Madrid como durante toda mi trayectoria profesional me han preguntado, casi a diario, por mi procedencia… ¡cuestión de acento! Un acento que afortunadamente no he perdido. Eso sí, es frecuente que te pregunten por el carnaval o que piropeen a nuestras playas y a nuestra gente. Pero diría que los piropos vienen más porque los gaditanos generalmente caen bien, más que por ser graciosos… Ser gaditano es una excelente tarjeta de visita, también en el terreno profesional, señal de ser 'buena gente'. Al menos así lo percibo cada día… Hablar de Cádiz une mucho en las reuniones de trabajo y ayuda a relajar el ambiente. ¡Cádiz gusta mucho!

Juan de Hoces

Mi aterrizaje en Madrid fue muy bueno y la acogida a nivel personal y profesional, inmejorable. Es cierto que siempre he convivido con el tópico de que la gente de Cádiz somos un poco vagos y graciosos… En mi experiencia este tópico ha estado presente en el plano personal pero en el profesional nunca he sentido que haya sido una barrera en mi desarrollo profesional. La gran mayoría de profesionales y empresas valoran positivamente el esfuerzo de salir de nuestra provincia sobretodo, y cito textualmente, "con lo bonita que es y lo bien que se vive allí. ¿Y qué haces en Madrid, por que no vives en Cádiz?". Hay ocasiones que no sé qué contestar

Marta Pérez Dorao

Mi identificación como gaditana, inmediata ya que mantengo el acento, me ha servido como seña de identidad diferenciadora en foros profesionales. Solo una persona hizo un comentario negativo sobre mi acento, persona que, por cierto, ¡era gallega! Creo que antes había mayor identificación de la gente de Cádiz con el tópico del "gracioso y vago", pero aún queda gente que lo piensa. Cada vez menos, ahora nos visitan más y pueden comprobar por ejemplo como hay una dentista que además de atenderte con profesionalidad, lo hace con simpatía y tatareando coplas de carnaval… ¡o te comentan la eficacia profesional de los camareros de la Marea! A la gente le encanta Cádiz, pero la desconoce, ignora su lado empresarial e industrial.

Federico Linares

Llegué a Madrid en el 2001 tras un período trabajando como abogado en Nueva York para Ernst & Young, cuando tenía 29 años, para incorporarme a la oficina de Madrid. Creo que ser de Cádiz, asunto que no hace falta llevar a gala porque ya lo hace nuestro acento, sólo me ha ayudado, personal, social y profesionalmente; motivo por el que me siento tan afortunado como agradecido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios