David de la Encina. alcalde de El Puerto

“La baja por paternidad es una gran conquista social y debemos ejercerla”

  • El primer edil portuense abre brecha y decide disfrutar de un permiso de cinco semanas tras el nacimiento de su hija

  • Se trata de una decisión inédita entre los políticos de la provincia

David de la Encina, alcalde de El Puerto. David de la Encina, alcalde de El Puerto.

David de la Encina, alcalde de El Puerto. / Andrés Mora

Comentarios 3

El alcalde de El Puerto de Santa María, David de la Encina, acaba de ser padre. Esto en sí mismo no sería una noticia, pero sí lo es el hecho de que un político en activo, con un cargo de responsabilidad, haya decidido disfrutar íntegramente de la baja por paternidad, que desde hace pocos meses se estipula en cinco semanas. Precisamente esta fue una de las primeras decisiones del gobierno socialista de Pedro Sánchez.

–No es nada habitual que un alcalde se coja su baja de paternidad íntegra.

–Es verdad que no es algo habitual. Además la ampliación a cinco semanas vino hace poco, en el mes de junio. Recuerdo que con mis dos hijos mayores, que tienen 15 y 12 años, la baja fue de dos semanas. Creo que en este tipo de asuntos hay que dar ejemplo, es un mensaje a la sociedad. Yo además he vivido junto a mi mujer todo el embarazo, no he faltado a ninguna clase de preparación al parto pero es cierto que allí no había ningún hombre, había muchas abuelas pero no padres. El haber llegado a las actuales cinco semanas ha sido una conquista social y no es baladí, tanto por lo que supone este tiempo para cuidar a la mamá y al bebé como por el compromiso de igualdad real que representa. Espero que este permiso se pueda ampliar puesto que todos los padres y madres deberían tener asegurado el derecho a disfrutar de unos momentos únicos y tan bonitos como son el nacimiento de un nuevo ser humano.

–Pero es cierto que en algunas profesiones es difícil. Incluso algunas mujeres renuncian a disfrutar de la baja completa.

–Entiendo que hay ciertas profesionales vinculadas a más movilidad o a ciertos sectores en los que el ausentarse este tiempo es más complicado, pero creo que todos debemos lograr hacer efectivo esta implicación de los hombres en las tareas propias del alumbramiento. Además es que no son unas vacaciones, estás 24 horas trabajando, yo al menos en estos primeros días no he parado porque fue un parto de alto riesgo y Miryam estuvo 48 horas sin poder moverse de la cama. No descansas porque hay muchas cosas que hacer.

–¿Y cómo se va a organizar en este mes largo? Imagino que no podrá dejar de atender del todo los asuntos de la Alcaldía.

–Claro, no me puedo despegar completamente de la actividad. Estoy atendiendo el teléfono y algunos asuntos por correo electrónico. Con la delegación de competencias todos los decretos se le envían para su firma a Antonio Fernández (el primer teniente de alcalde y socio de gobierno, de Izquierda Unida), pero sí realizo algunas gestiones por teléfono y correo. Tengo también algunos compromisos adquiridos que atenderé, pero no la agenda. Agradezco la dedicación extra del resto de los miembros del gobierno, así como de los funcionarios municipales, que están asumiendo como siempre, ejemplarmente, sus tareas.De todas formas hoy con la tecnología puedes estar dando instrucciones sin la presencia física. Este cambio normativo tiene que ser para todos.

El alcalde de El Puerto, David de la Encina, en el hospital junto a su mujer, MiriamPalmero, y su hija recién nacida. El alcalde de El Puerto, David de la Encina, en el hospital junto a su mujer, MiriamPalmero, y su hija recién nacida.

El alcalde de El Puerto, David de la Encina, en el hospital junto a su mujer, MiriamPalmero, y su hija recién nacida.

–¿Y cómo se tomaron esta decisión en el Ayuntamiento? ¿Alguien se ha sorprendido?

–La verdad es que ni lo consulté. Hace dos semanas le mandé un correo al secretario municipal para que preparase el decreto conforme a la ley. La verdad es que nadie se sorprendió, porque tenemos un gobierno que tiene un compromiso con la igualdad y quizás hubiera sorprendido lo contrario. Para mí la baja por paternidad no es un derecho, es una obligación, no me planteo otra cosa. Hay que atender a la niña y a la madre. No concibo el permiso de paternidad como un simple derecho sino como un auténtico auténtico ejercicio de responsabilidad por parte de los hombres, que estamos en la obligación de asumirlo y de ejercerlo, implicándonos al máximo en la atención a la madre y en los muchos cuidados que requieren los bebés.

–Quizás la decisión ha sido más inesperada al estar tan cerca las dos próximas citas electorales.

–Bueno, para las elecciones locales aún queda tiempo. En cuanto a las autonómicas, el viernes pasado me perdí un acto muy bonito pero creo que un partido es un valor por encima de una persona. Hay mucho que hacer en casa, elecciones va a haber cada cuatro años pero mi niña solo va a nacer una vez. Creo que es una obligación del hombre respecto de su pareja y de su bebé.

–Usted ya tenía experiencia como padre. ¿En qué ha cambiado la situación en este tiempo?

–Sí, ya tenía la experiencia pero en los dos casos de mis hijos mayores fueron 15 días, casi no había tiempo para nada. Ahora disfrutaré más. Te das cuenta de que estos derechos no son un guiño estético, sino una necesidad social. Para nada son unas vacaciones. En estos días que hemos estado en el hospital Puerta del Mar de Cádiz te das cuenta también de la excelente atención sanitaria pública, hemos tenido una atención fabulosa tanto en el centro de salud Pinillo Chico, durante el embarazo, como después en el hospital de Puerto Real y ahora en el Puerta del Mar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios