Provincia

Continúa la mala racha del centro

  • En menos de un mes dos negocios más han colgado el cartel de cerrado mientras los demás siguen a duras penas

  • La falta de público es el principal motivo de estos nuevos cierres

Virgen de los Milagros. Día de la Patrona. Jornada grande en la ciudad. El centro se llena y los bares rebosan gente. Buscas un rincón donde poder meterte para comer. En plena búsqueda, observas como en El Sitio de Vélez, uno de los restaurantes más populares de la ciudad, no se ve ninguna luz. Las puertas están cerradas y la terraza desmontada. Ni sillas, ni mesas, ni colas de espera.

Es raro no encontrar jaleo a esa hora en la esquina -justo enfrente del restaurante chino- donde habitualmente los pacientes cuyos nombres se perdían en una infinita lista esperaban su turno para coger una mesa. Parece que ha cerrado. Pero no puede ser. Es imposible. La incertidumbre y la curiosidad pueden más que el hambre. Te acercas y efectivamente. Cerrado. Las letras de la entrada están caídas, como si llevase años olvidado. Un último vistazo a la fachada descubre lo ya inevitable. En una de las cristaleras, concretamente la situada a la izquierda, se vislumbra entre penumbras un cartel. "Se traspasa". ¡Vaya mazazo!

Según ha contabilizado este medio, en el centro hay actualmente más de 50 locales cerrados

Este restaurante, junto con Vanessa Calzados -la zapatería que se situaba hasta hace poco en el tramo peatonal de la calle Luna- han sido los dos últimos negocios añadidos a la larga lista de comercios que han cerrado sus puertas y han bajado la baraja para siempre en el centro de El Puerto. La situación va empeorando día tras días y es ya insostenible.

Según ha podido contabilizar este medio hoy existen más de 50 locales cerrados tan sólo en la zona acotada entre Vicario y Larga y entre las calles Luna y Ganado.

La leyenda negra del centro arrasa allí por donde va, sin distinguir ya entre pequeños y medianos comercios o grandes empresas. En el caso de estos dos negocios la situación se vuelve mucho más alarmante ya que ambos se encontraban al amparo de marcas respaldadas por dos buenas empresas: el grupo Vélez, empresa gaditana dedicada a la restauración que posee en Cádiz capital cuatro negocios (aparte del servicio de catering) y Vanessa Calzados (empresa también gaditana), que comercializa zapatos y complementos tanto en internet, como en las más de 20 tiendas que tiene repartidas en toda la provincia. Ya sean grandes o pequeñas el centro está muerto, y este es el principal motivo esgrimido por ambas empresas para explicar los cierres. "Hemos tenido que cerrar por la poca afluencia de gente que recibíamos", explican desde el grupo Vélez. Con ellos también coincide la otra empresa, donde una de las dependientes que trabajaba en la tienda ahora cerrada explica que "en el centro de El Puerto es muy difícil vender porque no hay nadie". "Normalmente en invierno te mantienes con lo que ganas en verano, pero este año el verano ha sido más flojo. Si a eso le sumas que a las seis de las tarde por la calle Luna ya no hay nadie...", explica la vendedora, quien también ha asegurado haber sentido inseguridad y miedo cuando se encontraba trabajando en dicha zona. " La calle está sola, no hay luz, no hay seguridad. A mí me han entrado a robar dos veces y las dos veces fui yo quien los cogió y los retuvo. Al final los tuve que soltar porque no había Policía ni había nadie. A partir de ahí, me quedaba siempre en la puerta por si pasaba algo para poder salir corriendo", explica.

Lejos de solucionarse, esta situación va a peor. El panorama tampoco mejora para otros locales que, por el momento, siguen activos, como el bar La Perdiz (esquina de Larga con Ganado). En su fachada, escrito sobre una pizarra, se anuncia otro "Se traspasa". Otro bar de toda la vida cierra. Otra pequeña parte de la ciudad se muere.

Esperemos que, por el bien del centro, se encuentre pronto el remedio que rompa la maldición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios