Sanidad

Consejos sobre peso y salud en la farmacia

  • Campaña para conocer el estado nutricional de las personas mayores y ofrecerles asesoramiento

Personas mayores haciendo ejercicios en una playa. Personas mayores haciendo ejercicios en una playa.

Personas mayores haciendo ejercicios en una playa. / d.c.

La campaña permanecerá hasta el próximo 31 de julio. La ha puesto en marcha el Colegio de Farmacéuticos de Cádiz bajo el lema Peso y salud en el mayor. Su objetivo: conocer el estado nutricional de la población mayor de 65 años que entra en las oficinas de farmacia de la provincia y ofrecerle asesoramiento personalizado en materia de actividad física y hábitos dietéticos saludables con el fin de que pueda alcanzar y/o mantener su peso idóneo.

Lo explica Ernesto Cervilla, presidente del Colegio: "Al igual que hicimos hace dos años con la población infantil, desde el Colegio de Farmacéuticos de Cádiz ponemos ahora el foco sobre un grupo de población cada más amplio y que precisa atenciones especiales, el de las personas de edad avanzada, para conocer cuál es su peso y cómo se traduce esa realidad en su salud".

"Dado que las personas mayores son usuarias habituales de la oficina de la farmacia y tienen depositada una gran confianza en los profesionales farmacéuticos que las atienden, vamos aprovechar esa cercanía para conocer más sobre su salud, ayudarles a prevenir situaciones que alteren su normopeso, ofrecerles consejos, dentro de nuestras competencias profesionales, para que mejoren su situación o, en los casos que así sea necesario, poner en conocimiento de su médico la situación de ese paciente".

Todas las farmacias existentes en la provincia de Cádiz (en torno a medio millar) podrán ofrecer a los adultos que tengan 65 o más años la posibilidad de tomar sus medidas antropométricas (peso y altura) así como registrar esos datos. Con esta información se obtendrá de forma automática el valor del Índice de Masa Corporal (IMC) del paciente.

Según el Documento de Consenso 2007 entre las Sociedades Españolas de Geriatría y de Nutrición, se considera que una persona mayor presenta desnutrición cuando su IMC está por debajo 18,5, que tiene bajo peso cuando se sitúa entre 18,5 y 22, normopeso cuando esta cifra está en el intervalo de 22,1 - 26,9, sobrepeso cuando va de 27 a 29,9, y obesidad cuando está por encima de 30.

Con el fin de complementar la información recogida en toma de peso y altura, se le consultará al paciente si vive y/o come solo, la tipología de los alimentos que ingiere en las tres principales comidas diarias, su nivel de actividad física y si toma cinco o más medicamentos al día.

Una vez introducidos todos los datos, se imprimirá y se entregará al paciente información detallada de las medidas obtenidas, con la gráfica y el IMC calculado, así como consejos sobre alimentación saludable. Los datos obtenidos serán producto de un análisis en un estudio científico, similar al elaborado a partir de la información recopilada en la campaña Peso y salud infantil.

Durante el envejecimiento, se producen cambios de tipo físico, psicológico y social que tienen un efecto directo en el peso corporal. El grupo de población de personas mayores de 65 años es el que presenta más riesgo de desnutrición. En 2012, según las conclusiones del IX Foro de Debate SENPE, en cuanto a los ancianos hospitalizados, el 44% de los ingresados presentaba desnutrición por patología médica y un 65% de los ingresados por patología quirúrgica. En cuanto a los ancianos de la comunidad, presentaba desnutrición el 50% de los ancianos en residencias de ancianos y entre el 5 y el 8% de los que vivían en su domicilio.

Felipe Mozo es vocal de Alimentación del Colegio de Farmacéuticos de Cádiz y el coordinador de esta iniciativa. "Todos estos cambios", explica, "generan una ingesta inadecuada de alimentos, provocando así que un gran porcentaje de adultos mayores estén en riesgo de malnutrición o malnutridos. A ello hemos de sumar que las personas mayores suelen presentar una elevada prevalencia de enfermedades crónicas como diabetes, dislipemias, hipertensión, artrosis, patologías psiquiátricas..., lo que junto a la polimedicación y las interacciones fármacos-alimentos, influyen negativamente en el estado y nutricional y de salud del paciente mayor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios